Vigilancia

Equipo Personalizacion

La vigilancia choca con la neutralidad de la Red. Además, se ha cuestionado y negado al encontrarnos en un escenario mercantilizado. Por ello, se acrecienta el debate de hasta qué punto hay vigilancia, censura, desprotección y otras amenazas públicas en internet.  

El periodismo se encarga de vigilar los poderes a través de la investigación sobre intereses públicos. Sin embargo, tanto la profesión periodística como los usuarios favorecemos el ser vigilados en una Red donde el control lo tienen los poderes públicos y privados. Así, derivamos en un mundo que como ciudadanos nos debilita y nos hace vulnerables: estadios de posverdad, de vigilancia extrema y permanente, de fakenews, deepfake, trolls, de mentira. Está en peligro el anonimato digital y las fuentes que pueden ofrecer contenidos de valor periodístico.    

Vídeo de las Naciones Unidas por los Derechos Humanos

Por tanto, estamos en un territorio en el que todo esto merma nuestras libertades públicas. Las regulaciones que se hacen limitan las reacciones de los usuarios. Se aplica una censura previa a los grandes medios por Copyright y por la Ley de protección de datos, la Ley Mordaza, el Derecho al olvido, el Derecho de amnesia, entre otras.

“La vigilancia digital es una de las mayores amenazas al periodismo moderno, ya que pone en grave peligro el trabajo, la independencia, la integridad e incluso la vida de los comunicadores.”

Michelle Bachelet, titular del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

RSS de Matilda.es