Aula en Red-Acción
Agregación y Curación Hipermedia

Twitter: tejiendo hilos contra la desinformación

OPINIÓN | “La red social más asiduamente utilizada por los periodistas es Twitter”. Pilar Carrera, directora de LABàPART, responde así al ser preguntada por un estudio publicado por este laboratorio sobre el uso que los periodistas españoles realizan de las redes sociales. Este mismo estudio revela que la mayoría de los profesionales de la información en nuestro país concibe Twitter como una plataforma para distribuir información (95%), identificar tendencias (86%), buscar información (82%), viralizar contenidos (82%) o fidelizar usuarios (78%).

Está claro que ya son muchos los periodistas que se han percatado del potencial que esta red social tiene como plataforma de comunicación y difusión de productos informativos,. Sin embargo, no parecen observar este potencial cuando se trata de su aplicación a la creación de contenidos. Prueba de ello es que la mayoría de los que publican en Twitter son concebidos y generados al margen de las especificidades de esta red social. Son pocos los profesionales que aprovechan las herramientas diferenciadoras que la plataforma ofrece para generar información adaptada a su lógica interna, es decir, contenidos que nacen en Twitter para los usuarios de Twitter. Entre las potenciales aplicaciones de dichas herramientas, resulta muy interesante su utilidad en los ámbitos de agregación y curación de la información periodística.

Mantenerse informado minuto a minuto

Uno de estos instrumentos son las “listas”. Permiten al usuario crear secciones en cuya cronología solo aparezcan los tweets de las cuentas previamente seleccionadas por este. Estas listas son de carácter público, de forma que también pueden buscarse y seguirse otras elaboradas por terceros.

Sus aplicaciones al mundo del periodismo son numerosas. Resultan especialmente interesantes como método para obtener información dentro de un área temática concreta, de forma casi inmediata y procedente de diversas fuentes. Algo similar ocurría ya con los hashtags, con la diferencia de que en las listas el periodista tiene la posibilidad de escoger los mensajes de aquellos usuarios que le interesen y discriminar el resto. El resultado es un seguimiento mucho más profesionalizado de la información en un soporte donde se recopila, almacena y actualiza automáticamente. En otras palabras, estamos hablando de agregación de contenidos.

Ilustraremos esto con algunos ejemplos. A la izquierda, una lista elaborada por Emilio Doménech, corresponsal en Estados Unidos, que incluye a diferentes periodistas, analistas y comentaristas políticos norteamericanos. Su objetivo era seguir de cerca los comicios celebrados en este país en 2020. A la derecha, una lista creada por la cuenta de Twitter oficial del programa deportivo “El Chiringuito”, en la que se incluyen las cuentas oficiales tanto de equipos como de jugadores destacados del mundo del balonmano.

Filtrar la información a través de un hilo

Otra de las herramientas interesantes que ofrece la plataforma son los hilos. Estos permiten la publicación encadenada de varios tweets que tratan de un mismo tema. Cuando está constituido por dos o tres tweets, estos se observan en la cronología conectados gráficamente por una línea en la cronología. Cuando lo conforman más tweets, el único visible es el primero y, debajo de este, aparece la opción de “mostrar este hilo” que permite desplegar el resto.

Los tweets que conforman un hilo están interrelacionados, pero no son dependientes. Así, se supera la limitación de espacio que provoca el máximo de 258 caracteres por tweet, pero sin perder la concisión que exigen los mensajes de forma individual. De esta manera, el usuario puede realizar ampliaciones de la información, proporcionarle un contexto o incorporar cualquier actualización.

Traducido al ámbito periodístico, constituye una especie de articulo fragmentado. Ofrece al público la posibilidad de llevar a cabo tanto una lectura parcial como completa, teniendo la información un sentido lógico en cualquiera de los casos. Podemos distinguir diferentes técnicas para la curación de contenidos mediante hilos de Twitter, entendiendo esta como el filtrado de información con aportación de valor. El Anuario de ThinkEPI 2020 distingue entre el resumen, el comentario, la cita, el storyboarding y la paralelización. Vamos a ilustrarlas con algunos ejemplos:

El resumen consiste en dar una descripción objetiva de la información filtrada. En este caso, la científica y divulgadora Zulma Cucunubá selecciona una serie de infografías y estudios científicos que presenta en su hilo con un breve resumen. Dibuja así un escenario general de la efectividad de las vacunas contra el COVID-19.

El comentario funciona de una forma similar a la técnica anterior, pero añadiendo una breve opinión o descripción subjetiva. Resulta muy útil cuando se trata del punto de vista de un experto en la materia. Por ejemplo, un crítico de cine. En la imagen, la periodista de cultura Alba Laguna escribe un hilo sobre las películas presentadas este año al Festival de Cine Americana.

En cuanto a la curación mediante la cita, consiste en elaborar el cuerpo del mensaje a partir de una cita textual extraída del contenido que se expone a continuación. Observemos como lo hace el diario La Razón en este hilo conmemorativo del 23F. Construye un relato sobre lo sucedido a partir de una selección textual de contenidos periodísticos originales.

En cuarto lugar, encontramos el storyboarding. Consiste en unir piezas informativas, con formatos y fuentes muy diversas, que se complementan dotando a la información de un sentido único, completo y lógico. En este caso, se observa como Emilio Delgado presenta una hipótesis que trata de demostrar con diferentes documentos oficiales y piezas informativas extraídas de diversos medios. En su conjunto, construyen una historia con un sentido completo.

Por último, la paralelización. Se trata de establecer conexiones entre dos contenidos de temática diferente cuya relación era inexistente antes del ejercicio de curación. El ejemplo, una cuenta de Twitter dedicada a la divulgación científica asocia una selección de series televisivas asociadas a las diferentes etapas en la carrera de un investigador

Una mirada estratégica hacia el futuro

Entre las últimas novedades incorporadas por la plataforma, está la posibilidad de que los usuarios puedan crear “newsletters”. A través de ellas, los usuarios pueden conseguir una mayor difusión de sus contenidos e, incluso, monetizarlos. Si bien su implantación es muy reciente y su éxito está aún por determinar, es lógico imaginar que resultara especialmente útil para los creadores de contenido. En este sentido, constituye una nueva oportunidad para el periodismo de agregación y curación. Facilita las tareas de agrupación de los contenidos por áreas temáticas y permite llegar aun público más amplio para aumentar su popularidad.

Twitter ofrece posibilidades más que suficientes a sus usuarios para desarrollar contenidos e informaciones de calidad que contribuyan a combatir el ruido informativo generado por su propia dinámica interna. Que esto se consiga o no, depende de la capacidad de los periodistas de emplear estratégicamente estas herramientas de cara al futuro. Y, sobre todo, de su compromiso con la aplicación de técnicas como la agregación y la curación. Técnicas que nacen de la propia necesidad del periodismo por rescatarse a sí mismo.

Acerca del autor

+ posts

Soy Eva Berzal, estudiante de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos. Intento esforzarme para ayudar a hacer del periodismo un lugar mejor.

Related posts

La transmedialidad siempre ha existido

Laura Sierra Valles

Instagram y el auge del periodismo móvil

Periodismo móvil, el nuevo futuro

Sergio Jesus Fernandez Barrero

Deja un comentario