Multimedia Propiedad Intelectual

Un retroceso para el periodismo: se negocia con lo más importante

La negociación de los cambios en la propiedad intelectual: retroceso en el periodismo.

OPINIÓN | En los últimos años, la propiedad intelectual (PI) no ha sido muy respetada por la aparición de los diferentes elementos en nuestra sociedad. Hablamos de las nuevas tecnologías, de las redes sociales e incluso de la inteligencia artificial. La mezcla de todos estos componentes es la responsable del mal uso, o en este caso del desuso de lo que conlleva la propiedad intelectual.

En primer lugar, ¿qué es la propiedad intelectual?

Personalmente, nunca he sabido diferenciar los términos relacionados con este concepto propio como es la propiedad intelectual. Varios términos como propiedad industrial, derechos de autor o copyright recorrían mi cerebro como simples sinónimos. Tras un estudio profundo sobre cada uno de estos términos, la idea de propiedad intelectual parece permanecer clara como algo que está relacionado con los “derechos de autor”, pero hasta ahí.

Como hemos dicho hasta ahí bien, pero para tener una mejor concepción, deberíamos tener un concepto que aclare cualquier duda. Javier Díaz-Noci, profesor de la Universidad Pompeu Fabra, nos acerca a la realidad de este concepto de una forma más profesional: “La propiedad intelectual es un sistema de protección jurídica de los derechos de los autores, básicamente en el sistema de derecho civil continental, también en el británico-americano”.

Derechos de autor y copyright

Lo cierto es que este es un concepto complejo y nada fácil a la hora de hacer el esfuerzo de entenderlo. Pero ahora, intentaremos entender los tipos o categorías que están relacionadas con este concepto, esos términos que ya hemos mencionado. Por lo tanto, si la propiedad intelectual es lo que protege, ¿qué son los derechos de autor o el copyright?

Entrevista a Javier Díaz-Noci.

¿Son las nuevas tecnologías las posibles causantes de los plagios?

Desde mi punto de vista sí, principalmente por la sobreabundancia de información que se mueve con las nuevas tecnologías y las redes sociales. Además Universia que es el Portal de las Universidades españolas, lo reflejó en una encuesta: “El 90% de los entrevistados cree que las nuevas tecnologías facilitan el plagio”. Un dato que no me parece tan llamativo, aunque sí abundante, ya que el hecho de que cualquier ciudadano del mundo tenga a su disposición plataformas para poder comunicar sin ningún control, podría llegar a tener este efecto.

Otro de los motivos por los que me sostengo en este punto, es por las distintas maneras de comunicar que tenemos hoy en día. Ya no solo de las plataformas a las que hemos hecho referencia, sino también desde la voz pública. No sólo debemos citar de forma explícita cuando escribimos o redactamos un texto. Las formas que tenemos de expresarnos, en directo o en diferido, pero mediante algo que ya ha sido comunicado anteriormente debe ir perfectamente señalado. Eso también son nuevas tecnologías, o al menos una manera de adaptarlas a la nueva era.

La propiedad intelectual en la prensa: evolución

Con las nuevas tecnologías, el periodismo ha evolucionado y con ello, todo lo que le rodea. En este caso, hablamos de la propiedad intelectual y de los errores que se cometen en la prensa con estos códigos, por ejemplo a la hora de citar o usar bien unas fuentes para compartir una información o cualquier noticia. Como con el paso de los años  eso no sucede, y no se citan a las fuentes de una manera correcta, se han hecho modificaciones en una ley, pero, ¿servirán estas adaptaciones? Yo no lo creo.

Entrevista a Javier Díaz-Noci.

Es en esta declaración en la que nos damos cuenta que una evolución no significa una mejora, ya que lo que negocian puede estar sobrepasado por ciertos límites:

Ir a descargar

“Pero sí que es verdad que el periodismo se basa en citar fuentes”

Javier Díaz-Noci

Sobre la nueva modificación: 

Los cambios que se han ido realizando no solo tratan simples modificaciones o “cambios siguiendo la literalidad del texto legal” (Carmenchu Buganza, 2021). Como indica la profesora de la Universidad de Barcelona, también tratan la incorporación de otros documentos que sirven como punto de inflexión en cada una de sus modificaciones. 

Para Díaz-Noci: “Ha servido para que Google negocie con unos grandes editores de prensa. En términos que parecen confidenciales y cuyo alcance económico no conocemos”. Por lo tanto, ha servido para seguir sacando diferentes herramientas que ayuden, de una forma indirecta, a la desinformación y al mal uso de la cita entre otras, por ejemplo.

Ir a descargar

Posibles soluciones:

Algunas de las soluciones para que la propiedad intelectual no se ponga más en duda y se use de una buena forma podrían ser estos: 

  1. Más control desde las propias plataformas. Este es uno de los puntos que pondría como solución a este aumento de problemas. Por lo tanto, las aplicaciones como las redes sociales deberían tener un control de la propiedad intelectual mediante un método de seguimiento de las informaciones publicadas.
  1. Mayor transparencia. Ya no solo de las plataforma sino también de la “Ley” a la hora de  realizar sus distintas modificaciones. Es decir, que no solo se hable de métodos de tiempo sino de negociaciones de control y no de otro tipo.

Las modificaciones y los cambios en cualquier ámbito, no siempre han sido para bien, y es que en este caso, creo que estas últimas sobre Ley de propiedad intelectual dependerán del tipo de tema que se trate. Al menos, es así como Díaz-Noci lo destaca y opina: “A unos les funciona mejor y a otros peor”.

Acerca del autor

+ posts

Related posts

La alfabetización mediática se convierte en una asignatura pendiente

La realidad aumentada en el fútbol

Realidad aumentada, ¿información o espectáculo?

Leave a Comment