Multimedia Propiedad Intelectual

Plataformas digitales y copyright: el artículo 17

Las plataformas digitales están muy sometidas al nuevo artículo 13 (ahora 17)

REPORTAJE | Actualmente existe un problema en la simbiosis entre creadores de contenidos y las plataformas. Y ese problema no es otro que el Copyright. Sobre todo en Europa. En abril de 2019 se aprueba la nueva directiva europea (artículo 17) de los derechos de autor, y esto ha supuesto un montón de trabas para los primeros. Un nuevo paradigma en el que predomina la contundencia de las plataformas a la hora de verificar qué es una infracción de derechos de autor y qué no.

Esta nueva directiva aclara que las plataformas digitales y RRSS son las responsables del contenido que suben sus usuarios. Antes no, ya que los responsables eran los propios usuarios. De esta manera, les obligan a implementar filtros de detección mucho más férreos. Y, por qué no decirlo, injustos. Este adjetivo se debe a que los algoritmos y las IAs no saben cuándo un contenido se usa con fines lucrativos o con fines educativos y divulgativos. Además, las plataformas usan esos filtros porque no hay suficientes recursos humanos para hacer frente a esto. Por eso se automatiza y llegan estos errores, ya que los filtros no entienden de contextos.

(No) Entendiendo el Copyright en la era de las plataformas digitales

Internet parecía destinado a ser un lugar común y en el que la información circulara libre y sin demasiadas ataduras. Sin embargo, los grandes ejecutivos, políticos y productores no lo entendieron. En la era de los memes, algún gran jefe de una multinacional podría enfadarse y denunciar a alguien que use su producto audiovisual en dicho meme. Siguen entendiendo los derechos de autor como las discográficas, que obligan a todo el que quiera usar cualquier canción a pagar. Como dice Gabriel Jaraba para Catalunya Plural, “no habrá más protección de derechos de autores y editores. Habrá menos circulación de información y por tanto de diversidad de opciones. Menos libertad para los internautas y menos opciones para una limitación real y no simulada de los abusos de las grandes compañías de la red”.

Y son los creadores y los usuarios los que van a pagar las consecuencias. Porque si utilizan material con copyright con usos Fair Use (así se les llama en EEUU) y los filtros los detectan, solo pueden reclamar. Y en esta situación, las grandes compañías se erigen en muros infranqueables. Esto es, no facilitan la comunicación con sus creadores (sobre todo con los pequeños). De este modo, alguien que use una canción en Youtube para analizarla, puede ser baneado (expulsado) por una IA y no obtener respuesta humana. Para ejemplificarlo, tenemos el caso de un streamer español llamado Joaquín Méndez, cuyo alias es Jordi Maquiavello.

Caso Jordi Maquiavello

Este divulgador gallego de 23 años fue expulsado siete meses de la plataforma Twitch. Plataforma que usan los creadores para hacer directos jugando a videojuegos o charlando con otros usuarios en el chat. En este caso, además de jugar rol en Marbella Vice en GTA, Jordi se dedicaba a dar clases cinematográficas y a analizar películas en directo. Tenía un acuerdo con un directivo de Warner Bros España en el que se le concedía utilizar sus películas con fines educativos. Sin embargo, alguien de Warner Media, en EEUU, le administró dos strikes (advertencias de expulsión). Así nos cuenta el inicio Jordi:

Fuente: Elaboración propia

Estos dos avisos ya fueron injustos de por sí, pero aún hay más. Mientras hacía un directo, de repente se cerró su canal. Twitch le informaba de que alguien había reclamado una canción llamada Summertime, canción que él nunca había usado. Intentó reclamar, pero solo le contestaban bots automatizados. Ese muro del que hablábamos antes. Y así es como uno de los sustentos económicos de Jordi se desvaneció, incluso con Twitch no pagándole lo que le debía con anterioridad. Y así estuvo durante siete meses en los que no obtuvo respuesta alguna por parte de la plataforma morada. Así cuenta Jordi este periodo:

Fuente: Elaboración Propia

Ha podido recuperar el canal, pero no podrá recuperar esos meses de correos constantes, llamadas inútiles y chocarse contra una pared.

Hay multitud de creadores preocupados, incluso desde antes de la propia aprobación del artículo 17 (antes llamado 13). Uno de ellos es Jaime Altozano, que explica claramente lo que supone para los periodistas, comunicadores audiovisuales y divulgadores esta nueva Directiva:

Jaime Altozano es un famoso divulgador de música en la plataforma Youtube

Punto de vista legal

Nos pusimos en contacto con Pablo Maza, que es un abogado focalizado en Propiedad Intelectual. Según él mismo, “mi especialidad es ayudar en procedimientos judiciales y extrajudiciales a personas y empresas que necesitan proteger y defender creaciones, inventos, obras artísticas, literarias y científicas“. Además, esto también la afecta, pues sube vídeos a su canal de Youtube. Sobre la ley de propiedad intelectual y los creadores de contenido, nos comenta lo siguiente:

Fuente: Elaboración propia

Por otro lado, acerca del punto de vista de los creadores, utiliza el símil de un vídeo o cualquier creación como un libro para ejemplificar el Fair Use:

Fuente: Elaboración Propia

Conclusiones

Es de vital importancia modernizar y actualizar las leyes de derechos de propiedad intelectual. Primero, porque hay demasiadas diferencias entre continentes. Y es que alguna vez os habrá ocurrido que intentáis ver un vídeo de alguna web de EEUU y no os aparece disponible. Eso es porque Europa y América del Norte no se han puesto de acuerdo. Segundo, porque con esta nueva directiva, los que peor lo pasan son los divulgadores y periodistas. Se dificulta mucho el trabajo si hay que reclamar cada vez que se incluye un pequeño fragmento con derechos de autor. Y eso si damos por hecho que va a existir respuesta o interés por parte de esta plataforma megalómana.

Internet debería ser un espacio para compartir y para intercambiar ideas, no un campo de batallas con intenciones monopolísticas en el que todo se castiga y los materiales pertenezcan a unos pocos. Porque hay que tener una cosa clara: quien gana aquí es la multinacional, no el autor.

Acerca del autor

+ posts

Related posts

Infografía bastón para la ciencia

La importancia de la alfabetización digital en redes sociales

El infografista en los medios de comunicación

Leave a Comment