Aula en Red-Acción
Industria Perfiles profesionales Sin categoría

Periodismo entre la vida y la muerte. David Beriain

David para Clandestino
David Beriain en EEUU grabando para Clandestino

REPORTAJE | Esta semana se confirmó el asesinato en Burkina Faso del periodista David Beriain, junto con su compañero Roberto Fraile. Se encontraban en el país africano, en el que abundan los grupos yihadistas, realizando un documental acerca de la caza furtiva.Para contar lo que muchos cargos poderosos no querían que se supiese. Estos fueron secuestrados por El Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM) junto con un conservacionista Irlandés que participaba en el proyecto documental y también fue asesinado. Esta es la única historia de David Beriain que no hubiese querido contar.

David estudió periodismo en la Universidad de Navarra y era un idealista de este oficio, hace poco pronunció unas palabras que mostraban el aprecio que le tenía a  la profesión:

»El mero hecho de estudiar periodismo te va a hacer periodista, pero para mí esta es una profesión tan importante, tan interesante, tan vital que merece la humildad de dedicarle cuatro años de reflexión, de estudio, de aprendizaje de este oficio».

Gracias a la era digital y a la labor que hacen estos periodistas, claro, podemos conocer  hechos que están sucediendo en lugares remotos del mundo, o indagar sobre conflictos de los cuales ni si quiera sabíamos su existencia. El periodismo digital es una herramienta para los curiosos, quien tenga interés en mantenerse informado puede hacerlo. Y no solo informarse, sino viajar y conocer distintas formas de vida y culturas desde el sofá de tu casa. El periodismo es la vacuna contra el virus de la desinformación, pero a veces tiene que enfrentarse a restricciones y obstáculos.

Con esa intención creó Beriain su productora 93 metros en 2012. A través de ella fue capaz de llevar a las pantallas de medio mundo las situaciones más complejas e injustas del planeta con grandes éxitos de audiencia. Con solo 25 años cruzó las montañas del norte de Irak escondido en el falso fondo de un camión para informar sobre el conflicto armado con EE.UU. Se introdujo en la guarida de las FARC en Colombia, localizó a los Hmogn en la selva asiática, trató con narcos en el cártel de Sinaloa en México y también en el Amazonas, y con talibaneses en Afganistán.

Asesinan a David Beriain
David entrevistando a narcos del Cártel de Sinaloa

Su compañero de profesión Jon Sistiaga recalca que David inventó un nuevo término: periodismo inversivo. “Era un periodismo que costaba mucho hacer, había que meterse dos meses en una selva para contactar con un comandante de las FARC o con el cartel de Sinaloa, un periodismo muy complicado. Pero él creía en ello y lo persiguió toda su vida, además llegó vivir de ello’’. En definitiva, este consistía en sumergirse en la vida de esos hombres, en las profundidades del asunto que quería contar.

Cuentan de David que, como buen periodista, sabía escuchar y no juzgaba a nadie. Simplemente trataba de comprender la situación de la gente que se sentaba a entrevistar y su historia, aunque fuese el sujeto más siniestro del mundo. Sin embargo eso no significaba que justificase o defendiese lo que esa gente hacía.

«Cuando tu te pones delante de esa persona que ha asesinado, que es un criminal de guerra o lo que sea, te esfuerzas en pensar que es diferente a ti. Sin embargo, cuando te miras en su espejo te das cuenta de que eres muy parecido a él y eso realmente da mucho miedo. El bien y el mal vive dentro de nosotros todos los días. Dependiendo de las circunstancias, las experiencias y las decisiones personales, esa parte se libera más o se libera menos’’.

Explicaba David en una entrevista para 14milímetros

Estaba seguro de que jugarse la vida merecía la pena, simplemente por las conversaciones que mantenía, cuando las personas le daban el privilegio de conocer su historia. Historias llenas de verdad y sinceridad, con las que aprendía muchas cosas.

David sostiene que cada persona tiene una motivación para hablar y la clave esta en encontrarla. Para ello él y su equipo tenían tres premisas inquebrantables a la hora de realizar sus entrevistas:

La primera de ella es no mentir nunca. Es jugársela tontamente, y con esa gente no se juega. La segunda, no robar planos a alguien que no quiere. Las personas que se entrevistan saben que están siendo grabadas y son conscientes a lo que se exponen. La última es que todas las personas que participen en el proceso de producción sepan que tienen que hacer el documental como si las personas que salen en él fuesen a verlo a su lado por primera vez. Lo cual no significa dejar de contar las cosas, simplemente contarlas de manera justa.

Es impresionante la labor que realizan todos estos periodistas y la sobreexposición al riesgo que asumen. Y como decía David, no consiste en correr riesgos porque sí, sino en correrlos para lograr contar una historia. Él no se consideraba una persona valiente, le daba miedo morir, pero más miedo le daba vivir sin sentido, y el periodismo inversivo es el que daba sentido a su vida. 

Estos periodistas cuando regresan a casa tienen que volver a conectar con las cosas sencillas, aprender a vivir sin tanta adrenalina y sin riesgo. Aprender a valorar los problemas del primer mundo y del día a día después de haber visualizado en primera línea problemas mucho mayores.

Trabajan constantemente con miedo, un miedo que para Beriain era necesario, ese miedo es el mecanismo de defensa que te va a indicar cuando tienes que parar, cuando has llegado a tu límite. El momento en el que ya no ves los grises, solo blancos y negros, cuando algo te hace demasiado daño o directamente no sientes nada, es el momento en el que hay que retirarse de esta “batalla periodística’’.

“Si no sientes miedo a perder la vida significa que algo va realmente mal dentro de ti’’. Estos periodistas deben aprender a entender, manejar o ignorar ese miedo cada día de su vida, para así  poder realizar su honrada labor, mantenernos a todos al límite de la ignorancia.

Maravilloso documental sobre los corresponsales de guerra. Vivir para contar

Related posts

El periodismo y su evolución constante

Pilar Perales Sánchez

El papel de los medios ante la vacunación COVID: ¿alarmismo o información objetiva?

Iván Ruiz Venegas

Alfonso Bauluz: «Si quieres hacer periodismo, te tienes que adaptar»

Samuel Gutiérrez Rebato

Leave a Comment