Aula en Red-Acción
Actualización Verificación

Lydia Cacho: “Los corruptos también investigan contra nosotros”

Periodismo de Investigación

CRÓNICA | 2 de diciembre de 2021, mucho frío y algo de presencia en esta conversación sobre los retos del 2022 para el periodismo en español entre Ignacio Escolar y Lydia Cacho. Enmarcada dentro del III encuentro de Periodismo Iberoamericano. El periodismo en español en 2022: qué hacer y cómo crecer, hicieron que cualquiera se bebiera el tiempo. Organizada por elDiario.es en Casa de América, y en colaboración con Unir y MDIF, se abordaron en el encuentro los cortapisas que sufre la prensa. Más aún el Periodismo de Investigación. Se ejemplificó lo más duro con el ejemplo de Cacho.

El director de eldiario.es supo compartir sus preocupaciones y esperar las respuestas de la periodista y escritora mexicana. Pretender clarificar, divulgar información y, en definitiva, contar con rigurosidad, exhaustividad y contraste lo que otros no quieren que se sepa, es peligroso. El Periodismo de Investigación y su gran aporte a la verificación continúa siendo muy necesario y, por ello, perseguido por los poderes.

“Los malos ganan pese a que el periodismo haga bien su trabajo”

Lydia Cacho

El periodismo de investigación, si está bien hecho, molesta. Y los poderes siempre van a intentar limitarlo. Ponerles una mordaza. Silenciarlo, ningunearlo, desprestigiarlo… Y cuando nada de esto sirve para culminarlo, aniquilarlo. Lydia Cacho lo sabe bien, lo vivió en sus carnes. Como explicó Ignacio Escolar, ella tuvo que salir huyendo de su país. Y en la voz de la propia periodista conocemos que fue secuestrada por órdenes del gobernador, torturada y amenazada de muerte. “El precio de mi cabeza estaba a solo 3.000 pesos, ahora subió un poco”, bromea pese a todo. Sin embargo, es consciente de que existe una triste realidad para los profesionales: “Los malos ganan pese a que el periodismo haga bien su trabajo”. Sobre todo, si el periodismo hace bien su trabajo se esfuerzan más por ganar.

Lydia Cacho logró con su libro Los demonios del edén, desmantelar una red de explotación sexual a menores. En esta, quedaban señalados dos empresarios: Jean Succar Kuri y Kamel Nacif. La Fiscalía de Puebla acusó a la periodista de difamar y así fue como el ya exgobernador de mexicano de Puebla ordenó su arresto. Cacho fue torturada por la Fiscalía. “La Interpol detuvo al gobernador Mario Marín, el primero detenido por torturar a un periodista”, explicó Cacho.

III encuentro de Periodismo Iberoamericano. El periodismo en español en 2022: qué hacer y cómo crecer

La protección de las fuentes, vida o muerte

En el periodismo existe la máxima de proteger a las fuentes. En México la protección debe llevarse al extremo: “Los periodistas investigamos y también llevamos todo el proceso de protección de las fuentes porque las matan”, explicó Cacho. Es el periodismo “una especie de Ministerio Público” donde la justicia se ve ayudada por el trabajo de investigación de los periodistas. Estos, además, lo hacen para protegerse a sí mismos. Y esto no cambió con la llegada del nuevo gobernador. “La prensa sigue bajo las mismas presiones”, sumando ahora “un nuevo método para descalificarla”.

Se trata de deslegitimar a la prensa, atacar a su credibilidad. Y, con ello, modificar y jugar con la opinión pública. “Se invita al linchamiento público” aprovechando en a los seguidores y fanáticos de los gobernadores en las redes sociales. Algo que “es muy peligroso” a palabras de Lydia.

En España hay censura

No hay que irse muy lejos para comprobarlo. En España, sí bien no hay amenaza física, los periodistas también sufren este tipo de censura que además se alimenta de las redes sociales. Gracias a las redes sociales, ya no hay intermediadores, como explicó Ignacio Escolar. “Las redes sociales se veían como algo que iba a democratizar la información”, explica. Y Lydia Cacho prosiguió: “En realidad, son los grandes negocios, los que utilizan la información”, es algo que ha ido acompañando a la historia de la humanidad: quien más paga, más poder tiene. Más que democratizar el debate público, con las redes sociales asistimos a “una propaganda digital para la que no tenemos anticuerpos”. Existe, además, cierto temor al discurso del odio. El estar solo con quien piensa como uno mismo queda potenciado en este sentido.

Lydia fue un paso más allá y aseguró que las redes sociales “son un reflejo de nuestra realidad”. “Dependiendo del país, la corrupción es más notable y ahí está el intento de aplastamiento de la verdad jurídica y social y el periodismo de investigación”, aseguró. Los periodistas deben tener mucho cuidado. Deben ser cautos e inteligentes: “Hay que saber cuándo entrar o no en una discusión pública en redes sociales porque puedes quedar atrapado en ella”.

Periodismo de Investigación: peligrosidad y precariedad

No obstante, el avance de las tecnologías ha tenido su impacto positivo en el periodismo de investigación. Para Lydia Cacho, “vivimos tiempos muy interesantes en este sentido” e insiste en la idea de aprovecharlas para protegerse. “Pocos colegas entienden la importancia de utilizar teléfonos encriptados en ciertos lugares o correos electrónicos protegidos”, se lamenta. Y es que, la periodista mexicana es consciente de que sus correos están vigilados. Ya no solo utiliza esos métodos para sí misma, sino también para proteger a sus propios compañeros de profesión. “Hay que estar constantemente hablando con los colegas, recordando el uso de la seguridad en nuestras cuentas” y es así como se consiguen resolver grandes investigaciones, como los Panama Papers. Y advirtió: “Los corruptos también investigan contra nosotros”.

 “Los corruptos también investigan contra nosotros”

Lydia Cacho

Puede parecer complicado, casi imposible, debido al esfuerzo que requiere y la enorme dificultad que tienen los profesionales. Sin embargo, es vital. Como explicó Lydia Cacho el Periodismo de Investigación se ha convertido en la mejor arma y es más importante que nunca para cambiar las cosas. “Ves que a largo plazo las cosas cambian”. Al final, hay que ir a lo básico: el periodismo como contrapoder. “Tenemos que publicar algo incómodo que alguien no quiere que se sepa”. Y eso lo hace muy peligroso.

Los periodistas funcionan por pasión. No es fácil adivinar un momento en el que no se hayan topado con la precariedad en su trabajo. Es algo que siempre ha acompañado a la profesión, según explican Escolar y Cacho. “Es innegable que nos enfrentamos a una precarización que hace más complejo y cursi el periodismo: es una misión”, dice Lydia. Esto va más allá de la profesión. Lo cierto es que “cuando haces periodismo cumples con una función social importante”. Sin embargo, no por ello deberías perder la capacidad de ganarte la vida con ello. “Sería interesante lograr un equilibrio y, mientras se consigue, hay que hacer un esfuerzo colectivo”, concluye. Quizá así, “en unos veinte años, tendremos los resultados que estamos soñando aún”.

La libertad en la red

Durante la conversación con Escolar también se analizó la actual situación que sufren los medios de comunicación, ¿Son libres? Las webs someten a ciertos algoritmos a los medios de comunicación. Deben tenerlos en cuenta para poder desarrollar su profesión. Ante esta situación, Escolar se preguntó lo siguiente: “¿Hemos cometido un error los medios al construir nuestros negocios con estos algoritmos? ¿Nos hemos equivocado?”. Lo cierto, es que como apuntó Lydia Cacho, era la única opción existente en ese momento. Sin embargo, la periodista reconoce que “hay que desarrollar otras herramientas más libres”. Y además, evitar la tendencia que existe generalmente: la de “desestimar el poder que tiene la cosecha de información sobre nuestras vidas privadas”.

Verificar no es una tarea sencilla y el Periodismo de Investigación, lo sabe. Lo lleva a su máxima extensión, lo trabaja pese a su coste. No solamente económico y temporal, sino también en cuanto a su enorme peligrosidad. En pleno siglo XXI, en ocasiones, el buen uso de Internet ha ayudado a los profesionales. En otras, ha dificultado su labor. Es por ello vital recordar siempre el aviso de Lydia Cacho, los corruptos van a investigar a los periodistas. Y todas las precauciones son pocas para salir ilesos y con la información completa que la sociedad necesita. Forma parte de los retos del periodismo en español del 2022 y los años venideros.

Related posts

Los grandes bulos del COVID-19

Tiktok, una nueva forma de hacer periodismo

Alejandro Requena

Mario Galán: “Los números no mienten, pero hay que explicarlos bien»

Leave a Comment