Aula en Red-Acción
Personalización Vigilancia

El caos de WhatsApp: ¿Qué sucede ahora?

CRÓNICA | La aplicación de mensajería instantánea, fundada por Jan Koum y Brian Acton en 2009, comenzó a anunciar a principios de año a sus usuarios sobre la llegada de una nueva actualización en las políticas de privacidad y en los términos del servicio. Incluso, desde la propia aplicación advertían de que aquellas personas que no aceptasen las condiciones dejarían de poder utilizar WhatsApp en sus dispositivos móviles.

Sin embargo, días después WhatsApp comunicó que extiende el plazo hasta el 15 de mayo. Pero, ¿a qué se debe este retraso de última hora en la actualización de su nueva política de privacidad?

El origen del cambio en el control de datos

Con la compra de WhatsApp por parte de Facebook por un valor de 19.000 millones de dólares, una parte en dinero y otra en acciones. En ese instante, la compañía de Mark Zuckerberg sabía que en un futuro no muy lejano la aplicación de mensajería WhatsApp se convertiría en su gran fuente de datos personales, un hecho que sus fundadores nunca quisieron que se diera.

«No comprometeremos la privacidad por Facebook»,

ASEGURÓ EN 2014 JAN KOUM.

En 2016 fue cuando comenzaron nítidamente a recoger información para luego pasarla al resto de empresas del grupo de Facebook. Un año después, Brian Acton presentó su dimisión y meses después hizo lo mismo Jan Koum.

Mensaje de WhatsApp

Lejos de perder el apoyo de la gente por dejar de lado su respeto por la privacidad, WhatsApp a día de hoy sigue siendo una de las apps más utilizadas en el mundo. Hay que remarcar que sus fundadores eran contrarios a la vigilancia extrema a los usuarios basada en ofrecer servicios digitales sin coste alguno, pero extrayendo todos los datos personales del usuario.

Además, está instalada en los Smartphones de más de 2.000 millones de personas. Y en España, un 93% de la población usan WhatsApp, según el estudio anual de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Aunque, la relación entre los usuarios y WhatsApp se ha visto afectada a principios de 2021. Todo comenzó cuando la aplicación avisó a sus usuarios que tendrían que aceptar una nueva política de privacidad con el objetivo de poder seguir profundizando en la extracción de sus datos personales.

Huida de usuarios a Signal y Telegram

El mensaje de actualización provocó tal confusión en los usuarios que muchos decidieron cambiarse a Telegram o Signal, otras apps de mensajería instantánea, en los primeros días de enero. Y cómo no, WhatsApp tuvo que dar la cara: «Existe una gran confusión con respecto a nuestra reciente actualización».

Comunicado de WhatsApp en Twitter

En el comunicado afirmaban que por culpa de “la divulgación de tanta información falsa», WhatsApp se ha visto obligado a aplazar tres meses la fecha para su nueva política de privacidad, exactamente al 15 de mayo.

La privacidad de las conversaciones

Días después y tras muchos bulos, negaron todos los rumores para dejar claro que siguen protegiendo los mensajes privados de sus usuarios.

“Ni WhatsApp ni Facebook pueden leer los mensajes ni escuchar las llamadas que compartes con tus amigos, familiares o compañeros en WhatsApp”

WhatsApp
Explicación de WhatsApp en su web

Por lo que nadie podrá leer las conversaciones privadas de los usuarios gracias al conocido cifrado de extremo a extremo que utiliza esta aplicación.

Entonces, ¿cuál es su intención? La propia compañía ha explicado que únicamente pretende facilitar que los usuarios no europeos puedan tener relaciones comerciales con terceras empresas en la plataforma de WhatsApp.

“Los cambios están relacionados con las funciones opcionales para empresas en WhatsApp y brindan una mayor transparencia con respecto a la forma en la que recopilamos y usamos los datos”. En resumen, los datos de los usuarios que utilicen WhatsApp se compartirán con el resto de servicios de Facebook como Instagram y Oculus.

Pero lo más llamativo de esto, es que no puede ser aplicado a los usuarios que formen parte de la Unión Europea, es decir, no se puede dar en España. Y todo por la normativa europea de protección de datos, la GDPR, en la que se establece que Facebook no puede compartir los datos de WhatsApp con sus otras empresas. O al menos por ahora.

¿Qué pretenden conseguir?

Esta nueva actualización en la política de privacidad es novedosa para WhatsApp, pero para Facebook no. La red social dirigida por Mark Zuckerberg lleva aplicando este tipo de política desde hace algún tiempo.

Su finalidad es que, al compartir estos datos, Facebook consiga perfiles más completos de todos sus usuarios, tanto de la información que muestra la propia persona en la plataforma como aquella que decide no enseñar, pero que igualmente Facebook recopila.

Al reunir toda esta información definen detalladamente cada perfil, ayudando por ejemplo a la compañía a dirigir mejor las diferentes campañas publicitarias basadas en los gustos de cada uno de los usuarios. De esta forma, Facebook podrá ganar más dinero con publicidad más efectiva.

Related posts

Expresión de libertad: el secreto para que perdure el periodismo

Isabel Toscano de Miguel

De la guerra del algoritmo al periodismo influencer

Inteligencia Artificial y su futuro en el periodismo

Marina Rubio Moltó

Leave a Comment