Personalización Vigilancia

Narcotráfico y periodismo en México

REPORTAJE | Narcoperiodismo es el término utilizado por Javier Valdez, periodista mexicano, para titular uno de sus libros más significativos. En él relata, a través de numerosas personas, cómo es hacer periodismo en medio del clima creado por el narcotráfico. Este periodista, que ostenta varios premios internacionales, fue asesinado por su labor el 15 de mayo de 2017. En medio de esta guerra librada contra el narcotráfico, hay periodistas que luchan por su libertad de expresión. Para ello, en ocasiones, se sirven de medios digitales independientes que no puedan ser vigilados de cerca por las autoridades de su país. Un país en el que el crimen está muy ligado al poder político y en el que la impunidad está a la orden del día.

La relación entre el periodismo y el narcotráfico en México

Edith Rodríguez, vicepresidenta RSF España. Relación entre el narcotráfico y el periodismo.

El sonido de otra bala. Un disparo en medio del silencio de la noche. Un río de sangre corriendo calle abajo. Cuerpos inertes, sin vida, abandonados en las calles de ciudades que han conocido tiempos mejores. Otra muerte. Otro periodista al que le han arrebatado su voz. Y, de nuevo, impunidad.

La misma historia se repite una y otra vez en algunas regiones determinadas de México. Ser periodista de un medio local es arriesgado, especialmente en regiones como Tamaulipas, Sinaloa o Veracruz. Hacer periodismo es cada vez más difícil en estos lugares en los que el narcotráfico tiene una presencia tan grande, haciendo que estos profesionales pongan en continuo riesgo su vida.

La mayor parte de los medios de comunicación no se preocupan por la seguridad de sus periodistas, solo de mantener a flote sus empresas. Y eso a veces conlleva la censura de los periodistas y la alianza con el narco. Significa aceptar su dinero y sus condiciones para publicar información acabando con una de las principales características del periodismo: la objetividad. En este sentido, es inevitable que se impongan la censura, las amenazas y el miedo a morir, a ser secuestrado o torturado.

Edith Rodríguez, vicepresidenta RSF España. Perfil del periodista local mexicano.

Elegir entre lo ético y la vida

Surge, entonces, una clara disyuntiva. ¿Deben los periodistas informar de todo lo que ocurre y exponerse o hacer un periodismo censurado? Puede crearse una batalla entre lo que es ético o no. Pero, ¿cómo puede entrar en juego la moral cuando lo que está en peligro es la vida?

El reino de impunidad y silencio se extiende a lo largo y ancho de México. Las administraciones locales y estatales, corruptas y aliadas con el narcotráfico luchan por ocultar una realidad evidente: la elección que, inevitablemente, tienen que hacer los periodistas mexicanos si quieren conservar su vida. Para los periodistas es imposible saber en quiénes pueden confiar, porque incluso los políticos y las fuerzas de seguridad del estado prefieren aceptar el dinero proveniente del narcotráfico, a luchar por acabar con la situación insostenible que se ha creado en México.

Los cárteles controlan las publicaciones que se hacen en los periódicos locales. Cuando no están de acuerdo con la labor de los medios, abren fuego y un sinfín de amenazas, disparos, muertes y desapariciones tienen lugar. Lo mismo ocurre cuando hay periodistas valientes que deciden arriesgarse y denunciar lo que ocurre en México, donde el caos se ha apoderado de las calles.

Javier Valdez: un ejemplo de los crímenes impunes perpetrados contra los periodistas mexicanos

«A los periodistas mexicanos valientes y dignos,
exiliados, escondidos, desaparecidos, asesinados,
golpeados, atemorizados y pariendo historias,
a pesar de la censura y los cañones oscuros.»

Con esta dedicatoria comienza el libro «Narcoperiodismo: La prensa en medio del crimen y la denuncia» de Javier Valdez. El libro es, casi con toda seguridad, una de las mejores formas de conocer este conflicto. Un libro que Valdez Cárdenas dedica a los mexicanos que, como él, ejercen el periodismo en medio de una guerra contra el narcotráfico. Se lo dedica a todos aquellos que han puesto en riesgo su vida por hacer su trabajo. Se lo dedica a quienes han luchado por hacer periodismo de verdad. Muchos de ellos, al igual que él, ya no pueden denunciar más esta situación. Su labor ha sido la causa por la que ha perdido su vida.

Edith Rodríguez, vicepresidenta RSF España. Impunidad y detención de los autores materiales.

Javier Valdez fundó Río Doce, un semanario que, sin pretenderlo, se ha convertido en un medio especializado en la cobertura del narcotráfico en México. Tal y como relata en su libro “Narcoperiodismo” muchos comunicadores, tanto trabajadores de Río Doce como de otros medios, han sido objetivos de estas organizaciones criminales por su labor.

153 periodistas han sido asesinados en México desde el año 2000 hasta marzo de este año. Estos crímenes comenzaron a aumentar a partir de 2005 y no parece que vayan a parar, debido en gran parte a la impunidad. En 2017, año en que Javier Valdez fue asesinado, fue cuando más periodistas murieron a manos del narcotráfico. Pero no son solo muertes. La violencia contra los periodistas mexicanos es una realidad que no siempre acaba a tiros. Los secuestros y las torturas son muy comunes para infundir miedo a los comunicadores como forma de castigo y advertencia.

Ser periodista de interés

A lo largo de todo el libro, Javier Valdez entrevista a un gran número de compañeros de profesión. Ellos comparten su testimonio y cuentan cómo es ser periodista en México, donde el narcotráfico se ha adueñado de las calles del país. Aquellos que deciden hacer un periodismo veraz y denunciar la situación, se convierten rápidamente en objetivos perseguidos por estas organizaciones criminales.

Muchos afirman que los vigilan y los persiguen, que hay personas armadas en la puerta de sus casas. Han dejado de salir de noche, especialmente si van solos. Tampoco van en coche si nadie les acompaña porque temen no volver a bajarse nunca de él. Aquellos que luchan por ejercer su labor se sitúan en el punto de mira de los narcotraficantes y de todos aquellos con los que se relacionan.

Cada vez se les complica más ejercer su labor. Además, la precariedad de los medios de comunicación mexicanos hace que tengan que trabajar un gran número de horas, incluso en varios medios, y en condiciones que dejan mucho que desear. Tal y como dijo Javier Valdez en el prólogo de su último libro: “El gran error, vivir en México y ser periodista”.

Sara Mendiola, directora ejecutiva de «Propuesta Cívica». Vigilancia de periodista.

El botón del pánico es un mecanismo de protección que tan solo tienen unos pocos periodistas mexicanos, pero dudan de su eficacia. Consiste en un aparato más pequeño que un móvil con varios botones, uno de ellos, el del pánico. Los periodistas lo pulsan cuando están en peligro. Se supone que las autoridades tratarán de contactar con ellos y si no lo consiguen, activan el micrófono de este aparato. Sin embargo, hay quienes creen que tan solo es un mecanismo más para tenerlos vigilados.

Organización “Propuesta Cívica”: lucha contra la impunidad

Sara Mendiola, directora ejecutiva de «Propuesta Cívica» nos acerca la labor que hacen y la importancia que tiene en relación con el periodismo mexicano.

Sara Mendiola, directora ejecutiva de «Propuesta Cívica». Labor de la organización.

El uso de los medios digitales en pos de la libertad de expresión

Edith Rodríguez, vicepresidenta RSF España. Medios digitales en México.

Hay zonas de México en las que cada vez es más difícil ejercer como periodista, ni siquiera un periodismo censurado bajo el control de los narcos. Sin embargo, eso no significa que no haya periodistas con vocación y con ganas de hablar sobre la realidad en la que viven.

A partir del movimiento estudiantil YoSoy132, han aparecido medios digitales independientes, dirigidos y administrados por jóvenes que luchan por un periodismo de verdad.

Durante los últimos años hemos asistido a una gran proliferación de los medios digitales en todo el mundo, México no iba a ser la excepción. De esta forma, los medios digitales independientes han acudido al rescate del periodismo mexicano. Este tipo de medios permite a los periodistas adquirir cierta distancia y seguridad, además de la posibilidad de llegar a un número mayor de lectores de todo el mundo.

Sara Mendiola, directora ejecutiva de «Propuesta Cívica». Medios digitales en México.

La labor de los periodistas mexicanos debería ser reconocida en todo el mundo. Son un ejemplo de verdadera vocación, de lucha constante contra las adversidades y de amor a la verdad. Hacer periodismo en medio de un estado controlado por el narcotráfico es muy peligroso. Por eso, desde todo el mundo se debería luchar por acabar con la impunidad que se ha asentado en México y a la que los periodistas locales del país tienen que enfrentarse cada día.

Related posts

El impacto del Internet de las cosas en el periodismo

Lydya Perez

El temor ante la irrupción de la inteligencia artificial en el periodismo

Blanca Vidales Bernardos

Los nuevos límites de la prensa hiperlocal

Leave a Comment