Aula en Red-Acción
Inteligencia Artificial

LOS BOTS Y EL NUEVO PERIODISMO AUTOMATIZADO

REPORTAJE | La inteligencia artificial ha superado con creces la expectativa prevista por la sociedad contemporánea. La maquinaria unida con la inteligencia humana ha desarrollado técnicas de trabajo muy superiores a las establecidas en el siglo XX. Una revolución tecnológica ligada a un sistema de transmisión informativa más avanzados, ha desencadenado en un periodismo más especializado e inmediato. La sociedad se ha habituado a la inmediatez, siendo esta el pilar fundamental de cualquier texto informativo y los bots son una herramienta para el periodismo automatizado.

¿Qué son los bots? 

Se trata de una herramienta conformada por software que gracias a la inteligencia artificial desarrolla diferentes tareas programadas. Su base es la red y está totalmente controlado por el ser humano. Suele ser una herramienta muy recurrente en las empresas, ya que logran grandes magnitudes de trabajo con un coste mínimo; además su inmediatez hace que la experiencia con el cliente sea satisfactoria.

La situación puede llegar a complicarse cuando la inmediatez es el único factor que se tiene en cuenta a la hora de generar un contenido u información. En el sector del periodismo se encuentran fallos comunes por la utilización de bots informáticos que generan noticias automáticamente, a la vez que responde en diversas redes sociales.

Periodismo automatizado y los bots

Las agencias de noticias fueron pioneras en explotar la inteligencia artificial en la escritura automatizada. Empresas como AP, Bloomberg y Reuters se sumaron a la practicidad de la información en red. El 35% de las noticias de Bloomberg se generan con inteligencia artificial supervisada por un operario físico.

En el deporte los datos estadísticos y los resultados ofrecen información inmediata que puede transformarse en noticias que estén a la cabeza de la inmediatez. La inteligencia artificial recoge los datos finales de los partidos y los transforma en crónicas donde se desarrollan los resultados generales y los aspectos superficiales del encuentro. Un ejemplo es la experiencia piloto que desarrolló la agencia AP en 2014. Se trataba de bots que recopilan información sobre eventos de béisbol y generaban noticias automáticamente con los resultados del partido.

The Washington Post utiliza un robot que automatiza noticias deportivas y datos políticos generando breves informes. Sus inicios se desarrollaron en los Juegos Olímpicos de Río en 2016. En total el sistema automatizado generó 850 noticias, el 60% con temática sobre las elecciones de EEUU en las que ganó Donald Trump.

Los bots y el nuevo periodismo automatizado se unen en una simbiosis donde cada uno cubre los defectos más destacables del otro. No se trata de un lucha de poder, sino de una unión para salir más reforzados.

El problema de los bots y la inmediatez

La inmediatez es uno de los pilares fundamentales que rige cualquier redacción periodística. El problema surge cuando estos bots reemplazan las funciones básicas de un redactor. En esencia las máquinas tienen un sistema bastante compacto, donde el error es mínimo y con una fuerza de trabajo mucho superior a la humana. Sin embargo, las noticias con un fuerte carácter social o contexto histórico necesitan la capacidad de sintetización de una persona humana.

Para entender un poco mas el tema de la inmediatez y el riesgo a la desinformación tenemos la entrevista de Fabro Steibel.

Las funciones de cada uno son diferenciables, pero no incompatibles. Las máquinas siempre necesitarán la ayuda del ser humano para la selección, presentación de historias y jerarquización de las noticias. Los redactores tienen en cuenta las desventajas de las máquinas, pero desarrollan al máximo las competencias efectivas que las determinan. Un ejemplo de efectividad pueden ser las noticias que entran en horarios no laborables. Una máquina puede acceder a estos datos y crear un breve titular, sin profundizar demasiado en la noticia.

Futuro incierto

La sociedad no está preparada para la revolución tecnológica que se desarrollará en los próximos 20 años. Debemos ser conscientes que conviviremos rodeados de máquinas y que estas suplirán muchas de las funciones realizadas por los humanos. Eso sí, las máquinas no podrán subsistir sin nosotros y al final de todo nosotros sin ellas.

La velocidad juega a favor de la inteligencia artificial, se puede llegar a revisar 700 millones de tuits diarios en tiempo real; marcar los más importantes y generar un documento con los datos más destacables de cada uno de ellos. La revisión y recopilación de información por parte del ser humano es mucho más lenta y en ocasiones se transforma en una actividad tediosa.

Related posts

El uso de la inteligencia artificial en el periodismo.

Bots: ¿luchar contra ellos o con ellos?

«Heliograf» el robot periodista del Washington Post

Irene Alza Díaz de Durana

Leave a Comment