Aula en Red-Acción
Hipermedia Transmedia

Longform, la apuesta por la larga extensión en la prensa online

REPORTAJE | El avance de los medios online ha cambiado la forma de consumir información. Desde la implementación de Internet en la prensa, los contenidos generados han sufrido una notable evolución. La posibilidad ofrecida por la red de publicar y actualizar las piezas instantáneamente ha propiciado que cada vez los profesionales trabajen a mayor velocidad. Como resultado de dicha celeridad, los resultados periodísticos suelen pecar de brevedad y menor calidad. En contra de esa tendencia, hace unos años surgió una práctica informativa llamada longform, con la que se pretende aumentar el tamaño de los textos y hacerlos más completos.

¿En qué consiste?

La técnica longform se caracteriza principalmente por el aporte de calidad a las redacciones web a través de una mayor extensión de sus contenidos. Un artículo escrito bajo dicha práctica destaca por superar normalmente las 2.000 palabras hasta un límite aproximado de 20.000, muy por encima de los reportajes «largos» que se suelen a escribir a diario en los medios. Asimismo, estas redacciones también destacan por su carácter literario, ya que se suele contar una historia. Detrás de esas piezas dilatadas siempre hay una investigación distendida, sin importar el tema tratado en sus líneas; la importancia reside en obtener una longitud perceptible para que el lector tenga una explicación lo más completa posible de la información. Por tanto, estas publicaciones no se amoldan a la inmediatez de la actualidad.

Al visitar la página web de un medio, la existencia de publicaciones ajustadas a la técnica longform no es común en la actualidad. Esto se debe a que normalmente no se dispone de una sección específica para dichos contenidos y se mezclan con aquellos de su misma temática. En la mayoría de los casos son informaciones que, dada la profundidad en el tratamiento de los datos, suelen estar bajo suscripción con la condecoración de premium, con una periodicidad semanal o incluso mensual y con un cuidado especial en el diseño de los escritos. Los medios suelen aprovechar el estatus de estos artículos más largos y los reservan para aquellos lectores que están dispuestos a pagar para leerlos.

El origen del auge de los contenidos longform se remonta al año 2012, cuando múltiples medios decidieron cubrir las necesidades de un una audiencia que solicitaba una mayor extensión de la información. Un ejemplo de dichos medios se encuentra en The New York Times: en 2012 publicó un contenido titulado Snow Fall (Caída de nieve, en español), escrito por el periodista estadounidense John Branch, que cuenta la avalancha ocurrida ese mismo año en Tunnel Creek, en el noroeste del país norteamericano. La intención era una emulación de los reportajes largos publicados en los años 60 y 70 en las grandes cabeceras mundiales.

Páginas expertas en longform

Desde su creación, la plataforma longform.org se ha encargado de indexar todas las informaciones de larga extensión publicadas en todo el mundo. Es un portal en el que se pueden encontrar todas las piezas longform en función de unos parámetros como el año o el medio. A partir de su surgimiento, ha habido un crecimiento paulatino en el número de lectores interesados en estos contenidos, a la vez que se llama más la atención de los medios que hacen las publicaciones. «Esta es una edad dorada para escribir en Internet», señaló Aaron Lammer, uno de los fundadores de longform.org, para la publicación Fast Company.

A raíz de la apuesta por la extensión y la calidad, también ha habido medios digitales que se han especializado en contenidos longform. Además de cubrir las necesidades de una parte de la audiencia, la razón de dichas informaciones se debe al posicionamiento web de las piezas. Como sostienen algunos expertos en marketing digital, Google suele privilegiar el SEO de los medios y garantiza un mayor impacto en las redes sociales.

Related posts

Las desventajas del periodismo móvil

El periodismo móvil, el periodismo del ahora

Ester Lara

Ibai Llanos: El nuevo héroe sin capa de las campanadas

Leave a Comment