Aula en Red-Acción
Redes Sociales

Las redes sociales alcanzan su mayor volumen de audiencia ante la crisis del coronavirus

Aumenta el uso de redes sociales
El Covid-19 dispara el tiempo que pasamos en Internet aumentando al 55%

Reportaje | El 12 de marzo España se despertaba con más de 3.000 personas infectadas y 84 fallecidos. El repunte de casos ponía en alerta a las redes sociales, que, ese día, alcanzaban el mayor volumen de conversación social respecto a la pandemia del Covid-19.

Los datos analizados demuestran que en España no se comenzó a generar un importante volumen de menciones sobre el coronavirus hasta que no se detectaron los primeros casos en el país, a finales de febrero. La conversación disminuyó en los días posteriores. Pero, el 9 de marzo, algunas comunidades autónomas comenzaron a tomar medidas drásticas. Así, el coronavirus se convirtió en el principal tema de conversación casi exclusivo hasta la actualidad.

Aumenta el uso de redes sociales
Redes sociales

En un momento crucial como la pandemia del coronavirus Covid-19, millones de personas se muestran ambiciosas de información. Por ello, los medios de comunicación han disparado sus audiencias. También las principales plataformas sociales, que han experimentado un aumento del 55% de uso en las últimas semanas. De ellas, Twitter ha capitalizado la conversación y su audiencia se ha disparado un 23% más, no obstante, sus finanzas se empiezan a resentir ante la caída de anunciantes.

Según el último análisis realizado antes de declararse el estado de alarma, tuvo lugar un descenso del 50% de comentarios y publicaciones sobre este tema. Pero tras la confirmación de casos en Italia y España, las redes sociales volvieron a ser reflejo de la preocupación. Así, el número las menciones llegaron a superar los dos millones el 26 de febrero, primer día en el que se registraron más contagios fuera de China que dentro.

La aparición de los primeros casos tanto aquí como en Italia, tuvo una incidencia directa en las redes sociales locales. Los españoles se han mostrado más activos que sus vecinos italianos a la hora de volcar en Internet sus preocupaciones y opiniones sobre el coronavirus. Se llegaron a publicar más de 80.000 menciones el 25 de febrero.

Redes sociales con ánimo de lucro

La incertidumbre prima en todos nosotros, siendo Internet la tabla de salvación para millones de personas. Por un lado el teletrabajo, para mantener activas a las empresas que pueden optar por esta fórmula productiva. Y por otro, el ocio digital, que permite horas de entretenimiento para todas las edades. Todo ello ha abofeteado duramente a la infraestructura de red, que ha empezado a ralentizarse un 10% a nivel global.

Asimismo, el tema que predomina actualmente es el temor y el miedo a esta pandemia. Tras la declaración del estado de emergencia, las publicaciones relacionadas con este sentimiento han comenzado a incrementarse de forma paralela a las menciones sobre el coronavirus. Sin embargo, en el lado positivo de la balanza, los ciudadanos españoles han empleado las redes para manifestar la necesidad de unidad.

La relación de los ciudadanos de países afectados con las nuevas tecnologías ha empezado a estrecharse. El largo tiempo disponible confinado en casa está llevando a usar dispositivos móviles a un ritmo incalculable. Según un estudio elaborado por la compañía Smartme Analytics, los internautas españoles usan un 38,3% más el teléfono móvil. Los datos recogen que se ha pasado de las dos horas y cuarenta minutos diarios de media, a tres horas y veinticuatro minutos en la semana más dura del confinamiento.

Este incremento se debe a dos factores relacionados con el aislamiento. En primer lugar, la necesidad de comunicarse con familiares y amigos a través de llamadas, aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, y de videoconferencia como Hangouts o Skype. Y en segundo lugar,  la necesidad de entretenimiento. Así, el uso de juegos en el móvil ha crecido ligeramente con casos como “Clash of Clans” o el Parchís.

El alto volumen de interacciones en las redes se mantendrá estable mientras continúe la incertidumbre sobre una posible solución médico-científica, y cuando lleguemos al punto de inflexión de infectados por el Covid-19.

La desinformación

El virus está presente en todas las portadas internacionales. Además, suma cada día más horas de televisión ante el gran volumen de información que se genera a cada minuto. Se trata de una situación que lleva en muchas ocasiones a la desinformación y a la veloz difusión de bulos que corren como la pólvora en las redes sociales.

Frente a la proliferación de contenidos falsos, muchas redes han decidido priorizar entre sus resultados de búsqueda las fuentes más fiables. Esto ha provocado que, a nivel de referencias informativas, los usuarios se aproximen a la crisis a través de la consulta de fuentes científicas o sanitarias. Ante el pánico sembrado, cualquier tipo de persona se dispone a difundir informaciones no verídicas o suposiciones que solo preocupan al resto de lectores. Por ello, a medida que la crisis del coronavirus se agudiza en España, las fuentes más serias y trascendentes ganan relevancia.

Asimismo, se han tomado una serie de medidas para intentar mantener a los usuarios protegidos de los bulos. Facebook, Twitter, Instagram o WhatsApp trabajan en colaboración con las autoridades, en especial sanitarias. Con ello, tratan de alertar a los internautas de los bulos que campan desde el inicio de la crisis. De este modo, podrán garantizar información fidedigna y contrastada.

Nos encontramos ante una auténtica pandemia, pero de desinformación. La OMS ha anunciado una campaña para combatir los bulos y las noticias falsas relacionadas con el coronavirus que circulan, principalmente, a través de las redes sociales. Así, evitaremos que este tipo de situaciones proliferen y que se genere una alarma innecesaria que encienda aún más la histeria colectiva que se ha desatado a nivel mundial.

Qué preocupa en España

Tras el análisis cuantitativo, el cualitativo permite conocer de qué se habla en estas miles de menciones registradas. Lo primero que llama la atención es el cambio de tono desde que el virus llega a Europa. Antes de esto, en general los comentarios contenían un sentimiento positivo y relajado. Sin embargo, desde su llegada a España, las menciones se han vuelto más negativas reflejando así las principales preocupaciones de la sociedad sobre esta enfermedad.

La tasa de mortalidad se postula como la gran cuestión que más dudas plantea, seguida de la probabilidad de expansión por nuestro territorio. También el impacto económico de esta pandemia preocupa a los españoles, tanto a nivel macroeconómico como a nivel más personal ante la posible ejecución de ERTEs.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

+ posts

Related posts

La otra cara de la red social

Las app de la cuarentena en riesgo de seguridad

Sira Matute Niño

Papá, quiero ser community manager

Ana Bernabeu

Deja un comentario