Actualización Verificación

La X de Musk: un nido de desinformación y una puesta a futuro poco prometedora

Elon Musk y X

REPORTAJE | En octubre de 2022, el multimillonario empresario Elon Musk hizo oficial la compra de Twitter, ahora conocido como X. El criticado modelo de suscripción, los cambios en el algoritmo y la excesiva aparición de desinformación en X, ha acrecentado un fuerte descontento en los usuarios de esta red social. Desde entonces, la plataforma ha sufrido una gran cantidad de cambios, los cuales no todos han sido bien recibidos por los usuarios, como el nuevo modelo de suscripción “X Blue”. Este permite que cualquier usuario pueda adquirir el famoso “tick azul” de verificación y tener la misma viralización que cualquier persona conocida o de relevancia mediática.

Por otro lado, la gestión de Musk ha hecho que la desinformación esté en pleno auge: casos de suplantación de identidad, una creciente desinformación que perjudica a los conflictos internacionales y unos cambios en el algoritmo que silencia a muchos usuarios. Todo ello ha puesto en duda el futuro de la plataforma, muchas personas consideran migrar a otra red social, mientras que otras esperan que Musk tome medidas urgentes.

La desinformación en X y la polarización a nivel mundial

Desde antes de su compra, el antiguo Twitter ya era un nido de bulos y cuentas de bots que campaban con libre albedrío. Sin embargo, desde que Musk dirige los mandos, la situación no ha hecho más que empeorar. La propia UE ha calificado a X como “la peor plataforma de desinformación que existe en la actualidad”. La han acusado de propagar noticias falsas sobre el conflicto Rusia-Ucrania y de favorecer a los usuarios que generan desinformación.

Esta nueva etapa de X está generando un discurso de odio, un aumento de los mensajes ultraderechistas y una gran manipulación de la información.

“Me preocupa el papel que X está jugando en la desinformación a nivel global, por tanto, en la degeneración de la salud democrática asociada a la conversación digital”

María Eugenia Lozano López, profesora de Tendencias Profesionales en el Periodismo Actual y Retos Éticos en la Información Digital. Fuente: Entrevista propia.

Lozano comparte una de las experiencias más impactantes relacionadas con la desinformación en X que ha vivido en los últimos meses, “El 30 de abril de este año se cumplieron 78 años de la muerte de Hitler.  Encontré una cuenta con un post que elogiaba su ideario, este tenía más de 10.000 retuits. Esto como ejemplo concreto que nos confirma este aumento del discurso del odio y de las ideas ultraderechistas propiciadas por el nuevo X de Elon Musk”. A continuación, explica, “Esta viralización se produjo gracias a los perfiles fakes con el tick azul que habían compartido la publicación, con ello lograron una mayor difusión del mensaje.”

Fuente: @Girauters

Los grupos de ultraderecha aprovechan las facilidades que proporciona X para crear cuentas bot, con el objetivo de difundir mensajes de odio e información manipulada. Es muy común ver a cuentas intentar desprestigiar o dañar la imagen de una persona mediante declaraciones sesgadas y poco contrastadas. Un ejemplo es el ataque que sufrió la periodista Cristina Pardo por parte de la ultraderecha. El objetivo era propagar un bulo que no tardó en viralizarse en X.

Uno de los casos de desinformación más sonados fue la propagación de un falso comunicado de La Casa Blanca en relación al conflicto israelí-palestino. El bulo afirmaba que EE.UU. iba a enviar millones de dólares para ayudar a Israel en la guerra. La extrema viralización de este post se debió a que muchos usuarios con el nuevo “tick azul” aprovecharon las ventajas de posicionamiento y difusión que este les da para compartirlo con miles de personas. Uno de los principales actores de este caso fue @jacksonhinklle. Este usuario utiliza la verificación azul para conseguir visibilidad y hacer todos sus posts virales, con el objetivo de conseguir cada vez más seguidores.

Julián Macías Tovar, experto en el análisis de las redes sociales y activista contra la desinformación digital opina sobre la transformación de Twitter en X. Además, es uno de los creadores de Pandemia Digital, un proyecto web dedicado a luchar contra los bulos y las campañas de odio en el entorno web.

Macías Tovar habla sobre el aumento de la desinformación en X, “Elon Musk quería que fuese una plataforma de libertad de expresión total. Por ello recuperó las cuentas que habían sido eliminadas por no cumplir el reglamento de Twitter, las que fueron suspendidas por propagar un discurso de odio o hacer spam. Esta acción ha propagado la aparición de las cuentas de ultraderecha, como la de Donald Trump que ya había sido eliminada anteriormente.”

Por otro lado, afirma que hay un montón de cuentas de ultraderecha o especializadas en desinformación que tienen el check azul. Hace hincapié en las cuentas verificadas que se hacen pasar por medios oficiales que tienen mucho impacto. Por otro lado, comenta que, “Estamos acostumbrados a darle más relevancia a una cuenta verificada que a una ordinaria, cuando ahora todas lo pueden ser si pagas la suscripción.”

Los cambios en el algoritmo y el descontento de los usuarios

En Twitter la verificación siempre ha sido señal de persona “notable“, señal de que es su cuenta verídica y no un fake. El nuevo modelo de suscripción X Blue rompe ese estatus, ya que cualquiera puede adquirir esa verificación si se suscribe. Además los usuarios podían confiar en el usuario verificado, el tick azul representaba fiabilidad.

 

A pesar de que la suscripción es algo opcional, Elon Musk tiene intenciones de convertir X en una red de pago para todos los usuarios mediante el cobro de una tarifa. Según Musk, este cambio serviría para paliar el crecimiento de los bots mediante un muro de pago que dificultaría la creación de multicuentas.

“Elon Musk quiere que X sea un monedero, una manera de pago electrónico”

Julián Macías Tovar, analista de redes sociales. Fuente: entrevista propia

 

Esta pérdida de identidad que ha sufrido la red social desde que es gestionada por Musk ha afectado a los míticos usuarios de Twitter que lo llevan usando años. Esta plataforma empezó siendo una red de interacción entre internautas, de compartir contenido y experiencias. Acciones como limitar los MDs, eliminar los círculos o tener la pretensión de convertir la plataforma en un banco han hecho saltar la alarma. Muchas de estas acciones han hecho ver a Musk como una persona a la que solo le mueve el dinero. Él mismo ha llegado a modificar el algoritmo de X para que sus tuits reciban más visibilidad que las de otras personas de influencia. Estos cambios lo hacen ver como una persona narcisista a la que solo le importa el dinero.

 

 

Que el algoritmo priorice la aparición de cuentas promocionadas o de publicidad sobre las cuentas a las que sigues rompe esa sensación de interactividad que siempre ha caracterizado a Twitter. Otro de los cambios más polémicos ha sido el dividir la clásica timeline en dos secciones: para ti y siguiendo. Realizar un cambio tan severo en una función que lleva existiendo tantos años ha confundido en exceso a los usuarios.

 

“El algoritmo nos ofrece tuits de un número muy restringido dentro de las cuentas a las que seguimos, por el contrario no sabemos nada de otros perfiles a los que también seguimos, que podemos llevar meses sin verlos en la timeline a pesar de que siguen publicando tuits ocasionalmente. La conversación en esta red social se ha hecho más pequeña y se basa solo en los temas que interesan al algoritmo”

 

María Eugenia Lozano López, profesora de Tendencias Profesionales en el Periodismo Actual y Retos Éticos en la Información Digital. Fuente: Entrevista propia

Macías Tovar comenta los últimos cambios que ha sufrido el algoritmo, ” La eliminación de acceso a la API, que permitía analizar los datos que hay dentro de la plataforma. Este cambio ha hecho casi imposible localizar el origen de una campaña de desinformación y poder neutralizarla. Además, de favorecer a la propagación de las cuentas falsas o automatizadas”. Además, añade que, “Elon Musk es una persona narcisista, por ello, se ha dedicado a tomar decisiones unilaterales en vez de colectivas. El motivo por el cual compró Twitter fue para acabar con el «virus» de la cultura woke.”

Por otro lado, recuerda que Elon Musk trabajó en OpenAI, empresa de inteligencia artificial creadora del conocido ChatGPT. El cual, se ha considerado que tiene la capacidad de crear noticias falsas y bulos. “Se observa que el manejo de los datos que hay en Twitter y la alteración de la conversación que contiene ciertos tintes culturales y políticos puedan dar cierta explicación a los cambios de algoritmo que potencian más a la desinformación, a los discursos de odio y a la dificultad de luchar contra ellos” añade Macías Tovar.

@CarmelaRios informa en su cuenta sobre la prioridad que las cuentas verificadas van a tener frente a las ordinarias a partir de ahora.

Fuente: tuit de @CarmelaRios

El camino a la desaparición o a la innovación

Lozano asegura que, “los usuarios más comunes están dejando de postear, por no aparecer en la timeline. No hay elefantes inamovibles en el social media, ejemplo Tuenti. El uso de Facebook en España es residual, han disminuido en comparación a la ascendente TikTok o Instagram.”

Todas estas acciones llevan a pesar que es el fin de X o que le queda poco recorrido. @CarmelaRios columnista de El País y experta en el uso de esta red social, comparte a través de su perfil su punto de vista sobre el futuro de la plataforma.

“Pese a todas las dificultades y pese a todo ese ruido que existe en X y ese aumento del discurso del odio es difícil que los que la utilizamos como una herramienta de acceso a determinada información la abandonemos”

Carmela Ríos, periodista y columnista en El País. Fuente: @CarmelaRios

Durante los últimos meses se ha hecho muy conocida la nueva red social Bluesky. Jack Dorsey, cofundador de Twitter es el creador de esta nueva plataforma . Muchos usuarios se están haciendo eco de esta incipiente alternativa a X que parece basarse más en la antigua versión de esta. Bluesky contiene muchas de las características de Twitter: la interacción entre usuarios, el uso del Me gusta, un feed cronológico en formato timeline, etc. Debido a su alta demanda, a día de hoy solo se puede acceder a través de un código de invitación. Se prevé que en un futuro cercano sea accesible para todos los usuarios.

 

A todo esto, se pueden sacar dos conclusiones. La primera es que Elon Musk está transformando a su antojo X, sin importarle demasiado el uso que un usuario común pueda darle. Por otro lado, la gran mayoría de los usuarios están cansados y ya han comenzado a buscar otra red social alternativa como Bluesky o Mastodon. Habrá que prestar atención a los futuros cambios que Musk realizará en la plataforma. ¿Volverá a ser la mítica red social de interacción entre usuarios que todos conocemos, o, por el contrario, un pozo de desinformación dirigido por un magnate multimillonario?

 

Acerca del autor

+ posts

Soy graduado en Periodismo en la Universidad de Valladolid. Actualmente estoy cursando el Máster en Periodismo Digital y Nuevos Perfiles Profesionales.

Related posts

La realidad y las consecuencias del fraude universitario

La utilidad de los blogs sobre periodismo

ClubHouse, la nueva red social que cambiará la forma de hacer periodismo

Leave a Comment