Aula en Red-Acción
Personalización Vigilancia

La vigilancia en la red y cómo afecta al periodismo digital

OPINIÓN | Hace muchos años que nuestra forma de entender la privacidad cambió para siempre. Con la llegada de Internet y de las nuevas tecnologías se empezaron a abrir frentes que generaciones anteriores jamás podrían haber imaginado. El simple hecho de tener un smartphone permite a nuestras compañías telefónicas poder acceder a información personal de los usuarios de manera muy detallada. Simples acciones como los desplazamientos diarios que hacemos, donde paramos o cuánto tiempo estamos en un sitio son solo una pequeña parte de lo que engloba la red de vigilancia actual en la que nos encontramos. Es un asunto vertiginoso, porque hemos ido entrando en él sin darnos cuenta, y tiene difícil salida.

Vigilancia en la red
Fotografía de Matt Cardy

Las redes sociales y los menores de edad

La privacidad en Ia navegación por Internet siempre nos acaba llevando al tema de las redes sociales. Todos los datos que se suben quedan guardados para siempre en la nube y, quizás, en el futuro pueda traernos consecuencias negativas. No sería la primera vez que una empresa despide a un trabajador por encontrar datos controvertidos en alguna de sus redes sociales. Fotos, noticias al momento, respuestas a un simple clic… Cualquiera podría arrepentirse de estar en el lugar equivocado compartiendo el comentario equivocado.

Por otra parte, hemos normalizado ver a incontables menores falsificando datos personales para poder tener acceso al uso de estas plataformas. Por el momento no se ha encontrado una solución, y siguen existiendo numerosos peligros como el bullying, el acoso o la extorsión, que en adolescentes tan jóvenes puede acarrear graves consecuencias.

Vigilancia de menores de edad en las redes sociales
El uso de las redes sociales en los menores de edad. Fuente, Yon Jiménez

¿Libre navegación?

Si pensamos en vigilancia de red lo primero que se nos puede venir a la cabeza es el famoso debate de las cookies y la libre navegación por Internet. O no tan libre. Y es que permitiendo todas esas condiciones le estamos dando acceso a las empresas a nuestra información personal, y a que nos puedan hacer un seguimiento más que detallado. Tienen capacidad de control sobre nosotros incluso después de que hayamos dejado de navegar por su web, por eso, a veces nos salen anuncios relacionados con las páginas que hemos frecuentado o los perfiles que hemos compartido.

Video explicativo de la vigilancia en la red, por Marta Peirano

Hay incluso quien piensa que tienen capacidad de oírnos a través del micrófono de nuestro smartphone. No sería la primera vez que a alguien le salta una sugerencia después de haber estado hablando con su grupo de amigos sobre un tema concreto. Lo tenemos tan interiorizado que, involuntariamente, forma ya parte de nuestro día a día, y es algo que en gran medida hemos permitido. Hasta el smartphone tiene geolocalización en caso de pérdida. ¿Cómo no vamos a estar controlados?

¿Cómo afecta la vigilancia en la red al periodismo digital?

En una entrevista a ViaEmpresa, la periodista y experta en tecnología Marta Peirano mencionó que el vínculo existente entre la tecnología y el poder ha afectado mucho al periodismo en los últimos años, ya que la tecnología que domina el poder es la comunicación, y no exactamente Internet, sino las grandes plataformas que lo forman.

El desarrollo tecnológico está afectando a la seguridad, privacidad y libertad de muchos profesionales de la información, con ataques que no solo se dan en el espacio físico, sino también de manera virtual. Por otro lado, se ha puesto el foco en los programas informáticos que se dedican a espiar el trabajo de los periodistas, sobre todo, desde que el teletrabajo se instauró por la pandemia.

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa que se celebra cada 3 de mayo, se ha resaltado este 2022 el lema “Periodismo bajo asedio digital”, centrándose en el impacto que Internet y la era digital están teniendo en la libertad de expresión, en la seguridad de los periodistas, en el acceso a la información y en su privacidad. 

El caso de Edward Snowden

En el año 2013, Edward Snowden, que fue un ex contratista de la CIA, hizo públicos documentos por los que tuvo que huir de Estados Unidos. Reveló cómo las agencias de seguridad estatales utilizaban la vigilancia masiva para recoger, almacenar y analizar en secreto millones de comunicaciones privadas de personas en todo el mundo. Tras huir, pidió refugio en Rusia, y estando allí comentó que la vigilancia de Estados Unidos era horripilante, ya que una vez estás identificado es imposible zafarte de ello.

Está claro que Edward se refería a esas personas que, por alguna cuestión, eran de interés para las fuerzas especiales del país y por ello su seguimiento era exhaustivo, pero el fin es el mismo. Podemos pensar que siendo personas sin importancia pública y sin nada que esconder este asunto es algo que no nos perjudica, pero la realidad es que los medios para acceder a absolutamente todos nuestros datos los tienen, aunque con nosotros no hayan hecho aún uso de ellos. 

Extracto de la entrevista de Edward Snowden para La Sexta Noticias

Es evidente que hemos entrado en una rueda de la que es muy difícil salir. El mundo tecnológico avanza y nosotros con él, pero hay cuestiones a las que atender. Podemos no querer cambiar nada de nuestro estilo de vida y seguir como hasta ahora, con las consecuencias que eso conlleva, pero es imprescindible que sepamos identificar cómo funciona el mundo actual en el que nos movemos. Porque como dice Edward Snowden “no preocuparte por el derecho a la privacidad solo porque no tengas nada que esconder no es diferente a decir que no te preocupas por la libertad de expresión solo porque no tengas nada que decir”.

Related posts

El gran desconocido de YouTube: su algoritmo

La libertad de expresión no es lo mismo para todos

Roberto Serrano

La campaña de Reporteros Sin Fronteras: con periodistas conocidos y poco presupuesto

Leave a Comment