Personalización Vigilancia

La digitalización periodística: un arma de doble filo

Vigilancia periodística

OPINIÓN | El aumento de la vigilancia y por tanto de la censura periodística es una de las consecuencias de la digitalización a pesar de que sean muchas las ventajas que las nuevas tecnologías aportan al mundo de la comunicación e información. Es por eso que se pone sobre la mesa el debate acerca de si este desarrollo tecnológico es realmente positivo o no.

El desarrollo tecnológico ha supuesto cambios en prácticamente todos los ámbitos de la sociedad pero, si hablamos del aspecto periodístico, se hacen aún más evidentes estas modificaciones que afectan a todos los elementos que forman parte del proceso comunicativo.

Tanto emisores como receptores transmiten y reciben la información de una forma completamente distinta a cuando el periodismo no contemplaba el soporte digital. Lo mismo ocurre con el mensaje que llega con mayor rapidez y de manera más completa y práctica gracias al empleo del hipertexto y cualidades como la multimedialidad o interactividad.

Dichas características propias del avance tecnológico en la prensa permiten la retroalimentación de informaciones, la rectificación de manera más sencilla y rápida, así como la divulgación de contenidos.

¿Son las nuevas tecnologías las responsables del aumento de la vigilancia periodística?

Las nuevas tecnologías responsables de la digitalización periodística han proporcionado numerosas ventajas al periodismo por la gran capacidad de divulgación de los datos y la mayor dificultad para impedir dicha distribución informativa.

Sin embargo, este desarrollo tecnológico también ha permitido elaborar nuevos métodos de vigilancia para censurar a los profesionales de la información.

Es entonces cuando nos planteamos si realmente la digitalización ha favorecido al periodismo o por el contrario si el desarrollo tecnológico ha aumentado la desinformación y la vigilancia perjudicando al ámbito informacional.

En numerosas ocasiones se justifica la vigilancia de la prensa digital con el argumento de que la digitalización puede incrementar la desinformación ya que es más fácil distribuir noticias falsas sin embargo, este control no responde a las necesidades informativas de los ciudadanos.

Spyware: el nuevo radar del periodismo digital

Las nuevas formas de comunicación llevan a nuevas formas de vigilancia. Uno de los métodos más empleados es el spyware. Se trata de un software espía que se instala en los dispositivos personales para conocer la actividad digital del individuo sin que éste lo sepa. Suele estar incorporado dentro de otros programas que el usuario descarga por lo que es muy difícil detectarlo.

Las autoridades utilizan actualmente esta herramienta para controlar a los periodistas que se muestran críticos con el gobierno y publican informaciones que perjudican su imagen.

En América Latina el periodismo digital ve especialmente coartada su libertad. El Salvador controla todas las herramientas tecnológicas. El gobierno de este país espió a 34 profesionales de la información a través del spyware israelí Pegasus.

Espionaje en El Salvador|| Fuente: DW español

Lo mismo ocurre en Venezuela y Nicaragua donde la censura en prensa digital se produce limitando el acceso a internet o cerrando medios independientes.

Siguiendo en América Latina, México es considerado uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio periodístico según el CPJ (comité para la protección de los periodistas). La violencia se ha convertido para este país en la manera de vigilar al periodismo a través del miedo. Esto hace que aquellos que se dedican a la comunicación se autocensuren.

A pesar de las medidas empleadas por gobiernos autoritarios para controlar la prensa digital, es imposible parar lo que es ya el futuro del periodismo.

Omar Radi: el periodista que sufrió espionaje por parte del gobierno marroquí

Uno de los casos más sonados fue el del periodista Omar Radi que ejemplifica cuál es la situación de vulnerabilidad a la que se enfrentan los profesionales de la información.

El gobierno de Marruecos condenó a Omar Radi en 2021 a seis años de cárcel por violación y espionaje.

El juicio al que se enfrentó el periodista fue tachado de injusto por regirse por cuestiones políticas al descubrirse el espionaje del gobierno de Marruecos a Radi mediante el software espía de la empresa israelí NSO Group.

Finalmente, tras demostrarse que Radi había sido controlado por las autoridades se instó a la anulación de todas las acusaciones hechas hacia su persona considerándolas falsas.

¿A quién beneficia la digitalización en la prensa?

Si bien los avances tecnológicos han supuesto numerosas ventajas a la hora de difundir información, los métodos de censura también aparecen con el desarrollo de las tecnologías.

De esta forma nos damos cuenta de que siempre que haya más libertad y facilidades para protestar contra el poder, este también aumentará los recursos para impedirlo.

Tanto los periodistas como los gobiernos salen perjudicados y beneficiados al mismo tiempo por la digitalización. Mientras que los periodistas pueden difundir con mayor alcance y velocidad las noticias y desmentir más rápido los bulos, los gobiernos emplean también herramientas tecnológicas para vigilar, controlar y acusar a sus anchas a dichos profesionales.

Sin embargo, a pesar de que la evolución tecnológica es una herramienta para vigilar a los medios de comunicación, el aporte al ámbito informacional es mayor que la desventaja que supone. Así lo cree Rubén Arranz, redactor del diario digital Vozpópuli.

Rubén Arranz valora las ventajas de la digitalización

Rubén Arranz: “El periodismo se regula solo”

Aunque la censura en la mayoría de las ocasiones no tiene justificación, aquellos que pretenden silenciar la información utilizan de excusa que  las nuevas tecnologías permiten divulgar más fácilmente informaciones falsas. Sin embargo, existen otros métodos para evitar los bulos y las fake news. Como dice Arranz, hay mejores caminos para combatir la desinformación que no afecten a la pluralidad y libertad de expresión periodística.

Rubén Arranz sobre la regulación periodística

El desarrollo tecnológico no es censura y vigilancia

Para obtener unas conclusiones acerca de cómo el desarrollo de las tecnologías han favorecido o perjudicado al periodismo y en especial a los profesionales de este sector, es necesario esclarecer dos ideas.

En primer lugar, la digitalización solo aporta ventajas a la hora de transmitir información a pesar del aumento de la desinformación con las fake news y los bulos.

Hay que tener en cuenta que estos bulos llevan formando parte de nuestros días desde antes incluso, de que se definiese la actividad periodística. Gracias a la digitalización podemos contrastar con mucha facilidad si una noticia es verídica, cosa que antes no era posible.

Por otro lado la digitalización periodística como resultado del avance tecnológico no va vinculada a la censura, ya que esta también ha estado presente desde el comienzo de la historia.

Que el desarrollo tecnológico haya permitido la digitalización periodística no puede opacarse con el aumento de la vigilancia por parte de aquellos que buscan silenciar verdades que les incomodan o directamente les exponen.

En nuestra mano está condenar esas actitudes que van en contra de uno de los derechos más fundamentales en una democracia: La libertad de expresión y el derecho a la información.

Acerca del autor

+ posts

Related posts

La juventud: el gran reto del periodismo hiperlocal

Irán en el punto de mira por la ausencia de libertad de expresión

El hiperlocalismo en España

Leave a Comment