Personalización Vigilancia

La censura actual en la guerra según la clasificación de Reporteros Sin Fronteras

OPINIÓN | SUBSANACIÓN | Cada año el medio Reporteros Sin Fronteras (RSF) realiza una clasificación mundial según la situación de la libertad de prensa en cada país. Reporteros Sin Fronteras es un medio de comunicación que lucha por la libertad de prensa y lanza iniciativas hacia el cambio. Esta plataforma ayuda a observar el estado de la censura actual en el mundo y, sobre todo, es interesante para ver cómo ha afectado la guerra de Rusia y Ucrania al estado de su censura y libertad de prensa.

La censura actual en la guerra según la clasificación de Reporteros Sin Fronteras

El estado de la censura actual en la guerra según la clasificación de Reporteros Sin Fronteras muestra que Rusia, a raíz del inicio de la guerra, ha bajado 5 puestos respecto al ranking del año 2021. En Rusia, a lo largo del año 2022, han sido encarcelados 26 periodistas.

En una entrevista a Marta Ter, autora del libro “Sistema mediático y propaganda en la Rusia de Putin”, realizada por el medio RFI, la escritora declara que “la agencia estatal que supervisa los medios ha declarado que no se puede utilizar la palabra guerra ni invasión. Tienen que utilizar la palabra ‘operación especial’ o, como mucho, ‘operación militar’ y todos los medios que no hagan caso de esta orden van a ser bloqueados”. 

La propaganda de Rusia para los niños

En la cadena Russia Today, durante los noticieros, se podían ver rótulos de última hora que rezaban “RUSIA DICE QUE SUS OBJETIVOS EN UCRANIA SON DESMILITARIZAR Y DESNAZIFICAR EL PAÍS” u otros como “RUSIA: LAS AMENAZAS A LA SEGURIDAD NACIONAL NO DEJAN OTRA OPCIÓN QUE INICIAR UNA OPERACIÓN MILITAR”. La cadena también ha designado a Rusia como “liberadora”.

Además, los medios de comunicaciones rusos apenas cubren el conflicto. No muestran los daños causados por Rusia a Ucrania. Desde luego saben como intentar lavarse las manos.

La censura de la propaganda en Ucrania

Ucrania ocupa el puesto número 106 del ranking. Esto se debe a la censura actual en la guerra según la clasificación de Reporteros Sin Fronteras. En 2022 fue asesinado el periodista ucraniano Bohdan Bitik. A demás, otro periodista sigue desaparecido desde el año pasado.

Los medios que apoyan a Rusia y su propaganda han sido bloqueados y, a demás, la población no confía completamente en los medios de comunicación. Esta desconfianza se debe a que, a raíz de la pandemia y a la guerra, muchos medios están pasando por una crisis.

Como en cualquier otra guerra, Ucrania también usa la propaganda para llegar a la población. También busca alcanzar el factor emocional de los ucranianos y del resto del mundo.

Lo que dice la censura de quién la impone

La aplicación de la censura en una guerra delata los valores de cada bando. Demuestra la constante necesidad de ocultar la verdad, de ocultar información que pueda implicar una oposición, la declaración de culpa y de la soberbia.

La propaganda se usa para crear una narrativa. La usan para posicionar a la población con ideales afines a su favor. Una manera diferente y también peligrosa de crear otro ejército.

De hecho, estos dos países se acusan mutuamente de crímenes contra la humanidad. Rusia afirma que su objetivo es “desnazificar” Ucrania. En cambio, Ucrania compara los ataques de Rusia con los ataques nazis. Se puede ver cómo ambos países intentan apelar a tragedias como las de la Alemania nazi para lograr un posicionamiento.

“La última vez que nuestra capital sufrió algo similar fue en 1941, cuando fue atacada por la Alemania nazi”

Volodímir Zelenski en Twitter

La guerra mediática

Tanto Rusia como Ucrania usan una forma de información para declarar quién es la víctima: mientras que Ucrania informa sobre el número de muertos, apelando a las emociones del público, Rusia se presenta como “el agredido”, intentando despertar el sentimiento patriótico del pueblo.

En una entrevista a RTÉ News al embajador ruso en Irlanda, el entrevistador le dijo: “La guerra la ha empezado Rusia, la ha fomentado Rusia, la ha continuado Rusia; Rusia ha dado armas a los separatistas en estas zonas que menciona”. Y la respuesta del embajador, Iuri Filatov, fue: “No hemos hecho nada de eso”. Y no sólo se queda ahí, sino que continúa acusando a Ucrania de usar la diplomacia para la preparación de un ataque a los rusos.

En esta misma entrevista, Filatov más tarde afirma que Ucrania quería usar la diplomacia para maquinar un ataque contra los rusos. La típica estrategia de acusar a tu víctima de hacer lo que tú vas a hacerles a ellos.

Humberto Azpurua, del programa radiofónico «Interpolítica» de la Universidad Complutense de Madrid, cuenta cómo se usa la propaganda de Rusia para la victimización.

Creo que en la era de Internet, cuando más libre consideramos la información, más cruel es arrebatar la libertad de la información. En cuanto se aplica la censura, todo el resto de libertades quedan violadas. Los valores creados no son ciertos, las ideas expresadas no son ciertas. Si la información difundida se manipula, la realidad que creemos que nos rodea, no es real.

Y no sólo en el plano armamentístico. Los medios también quieren que la población se sienta manipulada por sus medios de comunicación. Es decir, Ucrania quiere hacer ver que los medios rusos manipulan a la población y viceversa. Por ejemplo, Russia Today califica a los periodistas ucranianos como “hacedores de contenido” y dice que Kiev tiene más éxito en el campo informativo que en el campo de batalla.

Lo que es inhumano es que Rusia intente defender la masacre que han causado de esta forma. Es evidente que la censura es un crimen, sea quien sea que la haga, pero el Kremlin no solo ataca contra sus enemigos ucranianos, sino contra su propio pueblo, mediante manipulación y mentiras.

En cuanto se arrebata la información verídica, nos arrebatan la dignidad y la percepción. En una guerra, con la censura, la propaganda y la manipulación, se vive en una tragedia y en una mentira.

Acerca del autor

+ posts

Related posts

Violencia contra periodistas en México: asesinatos, silencio e impunidad

Vigilancia en el periodismo: una profesión de obstáculos

El valor del periodista como rastreador de Covid-19

Leave a Comment