Aula en Red-Acción
Periodismo Ciudadano

La cara “B” asociada al incremento del periodismo ciudadano

REPORTAJE SUBSANACIÓN | El incremento del papel ciudadano en la búsqueda de noticias, elaboración, análisis o incluso difusión ha generado una sociedad más conectada y actualizada. Sin embargo, esto también ha generado controversias y creado aspectos negativos dentro del propio ejercicio. Entre ellos la propagación de materiales poco apropiados y con una inmediata vertiginosa.

Situación actual

No es cierto que el periodismo ciudadano vaya a desbancar al tradicional. El periodismo tradicional posee numerosas características que este otro no. Por un lado, la veracidad es la clave del periodista y lo que le impulsa o le “hunde”. Esta nueva practica, o relativamente novedosa, no está del todo caracterizada por ello, sino que, lo que prima en muchas ocasiones es la inmediatez que pueden aportar al mundo de la información.

Por otro lado, y unido a lo anterior, el cribado por el que en muchas ocasiones pasa un artículo o una información simplemente. Esto conlleva a que con gran facilidad y asiduidad se publiquen numerosos vídeos o contenidos que están fuera de lugar y que se puede catalogar como materia “sensible”. ¿El problema ? Que esta en la mano de todos, es accesible para cualquier ciudadano y en numerosas ocasiones va en detrimento de la situación y del propio periodismo.

Paula Gonzalo, directora de Periodismo Ciudadano

Sobre este tema, informamos de la mano de Paula Gonzalo, que como bien hemos dicho, es la actual directora de la plataforma de Periodismo Ciudadano

Esta joven periodista abre su entrevista recalcando el papel de las nuevas tecnologías. Es ahí según ella cuando se vio el potencial de éstas y la variedad de usos que se le podían dar por parte de cualquier persona. A su vez, comenta que, el objetivo de esta herramienta, es «colaborar en la difusión de este fenómeno, así como en la formación y puesta en marcha de nuevas iniciativas, de ahí que también colaboremos activamente en cursos, talleres, congresos»

Fuente: Propia

Además, expone algún que otro término que está intrínsecamente ligado al incremento del periodismo ciudadano y que es necesario comprender para llegar a entender completamente el alcance y la magnitud que este fenómeno ha conseguido. Entre ellos encontramos “la ciencia ciudadana” por ejemplo, que se trata de colaboración por parte de personas totalmente ajenas al ejercicio profesional en proyectos científico pero, sin embargo, pueden aportar luz a determinados casos.

Numerosas plataformas de periodismo ciudadano

Actualmente, podemos distinguir en el panorama infinidad de plataformas concretas surgidas del incremento del periodismo ciudadano. Destacar que no solo se difunde esta practica de manera concreta en estos lugares. También se poseen otro tipo de herramientas que facilitan la expansión. Estos son algunos ejemplos:

Menéame es la plataforma más puntera actualmente; seguida de Globomedia, que está más orientada la formato blog, es gratuita y de fácil acceso. Continuaría Guardianwitness que forma parte de un apartado nuevo creado por la propia revista TheGuardian. En penúltimo lugar Filtra.la, un proyecto bastante novedoso creado en 201. Por último estaría Bottup con tintes más tradicionales.

Fuente: WordPress

Para concluir este apartado, destacamos el papel importantísimo de redes sociales, abriendo una nueva etapa en el incremento del periodismo ciudadano; entre las cuales podemos distinguir infinidad de tipos pero, sin duda, las más relevantes serían:

Instagram Youtube Facebook Twitter

Defensa y controversia del periodismo ciudadano

Actualmente, la tecnología ofrece a la ciudadanía la posibilidad de organizarse a través de redes sociales y generar contenido para informar de lo que los medios no informan. Esto ofrece otro punto de vista documentado sobre una misma realidad, así lo describía Paula Gonzalo.

Añadía para explicar el fenómeno lo siguiente: “La poca credibilidad de los medios, la democratización de las herramientas de comunicación y la popularización del uso de internet permiten a ciudadanos y profesionales generar contenido en igualdad de condiciones técnicas”. Así, los ciudadanos pueden “informar de lo que los medios no informan, ofreciendo otro punto de vista documentado sobre una misma realidad”.

Sin embargo, no todo es defensa y flores a esta nueva etapa en el periodismo. Hay autores, incluso periodistas como es el caso de Gabriel Sánchez, que se mantiene escéptico y afirma para defender la puntualidad del fenómeno lo siguiente: «el ciudadano se convierte en periodista de manera puntual ante una circunstancia concreta de especial gravedad y que, una vez finaliza esta situación, deja de informar para seguir con su vida cotidiana”

Casos reales donde se alcanza la máxima exposición

Como bien se apuntaba antes, el periodismo ciudadano no tiene todo bueno. Hay ciertos aspectos que, si bien son calificados como beneficiosos, en ocasiones se tornan y transforman en puntos negativos. Para comprenderlo, es más sencillo basarse en la realidad o en casos reales. Por ello, aquí se muestran un par de casos que en su momento impactaron y sacaron a relucir la parte más inhumana de la labor del ciudadano como informador.

Era agosto, concretamente 17 de agosto de 2017, cuando una furgoneta invadió el paseo de Las Ramblas, en Barcelona. Entre el caos y el desconcierto, algunas personas decidieron sacar sus teléfonos móviles y grabar lo que acababa de acontecer y sus resultados. Los videos se publicaron en la red social Twitter y su propagación fue a velocidad luz. El video en cuestión es hiriente y catalogado como «material sensible» por lo que pone en tela de juicio el tratamiento con el que se gestionó el contenido.

Fuente: EFE

No todo son casos malos, recientemente tenemos el caso de las niñas desaparecidas en el cual el papel de la ciudadanía ha sido clave. Es una muestra más de que, la expansión de este nuevo periodismo, puede dar como resultado acciones que contribuyen realmente a informar a la población de manera inmediata con material de ultima hora y con garantías. Buscando un beneficio y no siempre acudiendo a la parte oscura y el «morbo» que se le atribuye normalmente a estos casos.

Fuente: La Vanguardia

Por último, no debemos olvidar que el incremento de esta faceta, juega un papel especialmente relevante en aquellos regímenes totalitarios en donde ,los medios, se convierten en portavoces del gobierno, anulando así el sentido de la libertad de prensa. En cualquier caso, es imprescible debatir sobre el tema para dar a conocer este fenómeno que parece seguir provocando tanta controversia.

Related posts

El periodismo ciudadano como fuente de información

Los periodistas ciudadanos no son una amenaza

Periodismo ciudadano ¿sí o no?

Leave a Comment