Burbujas Personalización

Filtro burbuja: el algoritmo que decide por ti

REPORTAJE | ¿Está cruzando Google la fina línea de la privacidad?. Todos hemos vivido la situación de estar conversando con un amigo sobre alguna película, actor o cantante pero no recordar su nombre. Lo tienes en la punta de la lengua pero por mucho que lo intentes no lo conseguirás sin ayuda del todopoderoso Google. Así que te rindes y agarras el móvil para salir de dudas. Justamente cuando comienzas a escribir la frase, de alguna manera u otra el teléfono te da la respuesta de eso que tratabas descubrir. Este es uno de los muchos ejemplos que podemos utilizar para explicar el filtro burbuja.

¿Nos gusta siempre que Google sepa qué, cómo, cuándo y por qué queremos buscar eso? Todo esto nos facilita nuestras búsquedas sí, pero también demuestra que nos encontramos totalmente expuestos en la red, mucho más de lo que nos podemos llegar a imaginar y además, que quien no admite y acepta todo esto, no accede a los beneficios de Internet. ¿Es eso justo?.

¿Qué es realmente el ‘Filter Bubble’ y cómo funciona?

El resultado de una búsqueda personalizada en la que el algoritmo de una web selecciona la información que el usuario desearía ver, basándose en ella y los gustos de la persona. Este término fue acuñado por el ciberactivista y autor del libro Filter bubble, Eli Pariser. Los algoritmos te aíslan de aquello por lo que no has mostrado ningún tipo de interés, lo que provoca que puedas perderte información relevante.

Pariser considera que Internet podría estar alejándose de su objetivo inicial. “Crecí en una zona rural de Maine, y entonces, para mí Internet era algo muy distinto. Era una conexión con el mundo, era algo que nos conectaba a todos, y estaba seguro de que iba a ser genial para la democracia y para nuestra sociedad. Pero ha cambiado la manera en la que circula la información en la red y este cambio es imperceptible. Si no prestamos atención, podría ser un problema real”, dijo Eli Pariser en su Ted Talk.

Las cámaras de eco y las fake news: la cara oscura del filtro burbuja

En el contexto del filtro burbuja nos encontramos dos términos: la ‘cámara de eco’ y las famosísimas ‘noticias falsas’. El primero de ellos se entiende como la descripción metafórica de una situación en la que la información o las ideas transmitidas son amplificadas en una sala «cerrada», donde cualquier opinión que sea diferente es censurada o están mínimamente representadas. Estas cámaras de eco se manifiestan en las burbujas cuando por ejemplo una publicación en una red social se amplifica con el eco provocado por el resto de integrantes del grupo y ya no se relativiza con posición divergente.

Precisamente esto explica el auge y éxito de las noticias falsas. El usuario introduce este tipo de informaciones falsas en burbujas y en ellas se difunden sin ninguno tipo de impedimento hasta que se transforman en «hechos». Así se genera una percepción del mundo protagonizada más por opiniones que por hechos, pasando así del discurso al conflicto. No solamente compartimos en más veces lo que nos gusta, sino que somos menos críticos con esos contenidos. Nuestro sesgo de confirmación hace que nos parezca válida cualquier información que se asemeje con nuestra visión del mundo. Asimismo rechazamos todo aquello que la contradigan, racionalizando a posteriori esta reacción casi visceral.

En definitiva, los filtros personalizados están destruyendo la libertad de información en la Web, creando mundos individuales para cada uno de nosotros, con el contenido que deseamos ver y alejándonos del resto de puntos de vistas que existen, aislándonos informativamente, y generando a su vez cámaras de eco que nos retroalimentarán con esa información acorde a nuestra manera de pensar.

Related posts

¿Estamos ante la desaparición del periodismo local?

Joaquín Sánchez Rodríguez

Educación proactiva: la base mostoleña contra el sedentarismo infantil

Medios nativos digitales y su impacto en Radio Aranda

Ana Lucas Antolín

Leave a Comment