Aula en Red-Acción
Interactividad Periodismo Ciudadano

El periodismo ciudadano en auge

REPORTAJE | La llegada de Internet, las nuevas tecnologías y las plataformas sociales han supuesto un cambio significativo en la recopilación, difusión e intercambio de información. El periodismo ciudadano está en auge.

El periodismo ciudadano es una forma alternativa de recopilación de noticias en la que puede participar cualquier persona. Vivimos en la era del consumo de imágenes y la absorción de datos. Una era donde, además, los receptores de información ya no solo consumen, sino que también crean contenido.

En este artículo abordaremos los inicios del periodismo ciudadano y sus peligros, ya que, aunque éste tiene muchas ventajas, dar el poder de la información al ciudadano a veces puede llegar a ser perjudicial. También hablaremos con Ruth García y Miguel Tineo, periodistas de profesión y amantes del mundo de la comunicación.

Ruth García, periodista musical, cultural y de arte

¿Cómo nació el periodismo ciudadano?

El nacimiento del periodismo ciudadano se atribuye a Corea del Sur, donde se creó la primera plataforma de información generada por aficionados, OhMyNews. El principio era sencillo: cualquiera puede participar en el proceso de creación de información, como implica la noción de periodismo participativo (otro término para el periodismo ciudadano). De lectores a participantes, los ciudadanos han pasado de ser receptores de información a proporcionarla. Sin embargo, esto no es algo nuevo. Cuando Abraham Zapruder cogió su cámara amateur y decidió ir a grabar el mitin de John F. Kennedy en Dallas, captó sin quererlo imágenes de su asesinato, lo que podría considerarse una forma de periodismo ciudadano por su carácter inexperto.

Ejemplo de periodismo ciudadano: Fotograma de la película casera de Abraham Zapruder sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy en Dallas, el 22 de noviembre de 1963
Fotograma de la película casera de Abraham Zapruder sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy en Dallas, el 22 de noviembre de 1963

Con el periodismo ciudadano, las experiencias personales de un acontecimiento refuerzan su impacto, situando al individuo dentro de la historia y la forma en que se construye.

Al participar en el proceso de crear información, difundirla y consumirla, también podremos decir que la era de la información ha fomentado que los ciudadanos no sólo sean reporteros, sino también historiadores.

El control que el gobierno ejerce sobre los ciudadanos

El acceso a Internet se ha convertido en una fuente vital de información y conciencia en todo el mundo en la última década. Más del 60% de la población mundial tiene acceso a Internet, y países con grandes poblaciones como India y China tienen una base de usuarios masiva y creciente. 

Si bien teóricamente hacen avanzar a sus países, no solo tecnológicamente, sino también política y socialmente, las restricciones gubernamentales sobre el derecho a publicar o acceder a ciertos tipos de información pueden reducir seriamente estos beneficios. La tecnología ha sido durante mucho tiempo un motor para el cambio; sin embargo, cuando se restringe, la tecnología puede convertirse rápidamente en una herramienta utilizada para la supresión de derechos humanos como la libertad de expresión y la libertad de reunión. 

En China, el gobierno ha bloqueado un gran número de sitios web de medios sociales occidentales, como Twitter, YouTube y Facebook, y ha establecido sus propios sitios web de medios sociales, como Weibo y Tencent. En octubre de 1997, el gobierno estableció un sistema de bloqueo y filtrado de Internet que se conoce como el Gran Cortafuegos. Éste restringe el acceso a los sitios web extranjeros y elimina el contenido que pudiera dañar la reputación del gobierno o que incluyera palabras políticamente sensibles. Desde entonces, este sistema de censura ha ayudado al gobierno chino a mantener su autoridad.
La monopolización gubernamental de los medios de comunicación en China ha llevado a la censura en Internet, a veces hasta el punto de la desinformación.  

En Irán, los sistemas de filtrado inteligente permiten a las autoridades controlar algunos contenidos en línea, mientras que en otros lugares, el periodismo ciudadano ha seguido siendo una forma de saltarse los protocolos de censura de los medios de comunicación convencionales.
Son muchas las personas que opinan que el gobierno sí que influye sobre los ciudadanos, sobre todo a la hora de publicar noticias. Personas como Miguel Tineo, periodista del mundo del motor y apasionado de los coches.

Miguel Tineo, periodista del mundo del motor y apasionado de los coches.

¿Cómo influye el gobierno en el periodista ciudadano?

Al estar en auge, el periodismo ciudadano puede ser un nuevo espacio de control e interferencia gubernamental. Ya que, como he mencionado antes, el gobierno Chino controla y restringe cualquier tipo de información que no sea de su conveniencia ni apoye directamente al gobierno. El gobierno controla los medios, y por ende, lo que el periodista ciudadano puede llegar a subir o reportar. A través de las restricciones que Rusia, China y otros países imponen al acceso de sus ciudadanos a la información en Internet, los gobiernos tienen la oportunidad de atrapar a las personas en un ciclo de desinformación y silencio, negando así los efectos que alguna vez fueron positivos del acceso a Internet. 

Los ciudadanos de estos países restrictivos son cada vez más fuertes en su oposición a esta violación de sus derechos. En Rusia, el número de protestas por la libertad de expresión, religión y reunión ha seguido aumentando. En China, muchos ciudadanos continúan encontrando formas de eludir el Gran Cortafuegos.

La libertad de acceso a Internet tiene el potencial de superar los efectos negativos de la censura en Internet, siempre que las personas, las comunidades y los países continúen trabajando por la honestidad y la comunicación abierta en todo el mundo.  Simplemente a través de nuestro conocimiento de la censura en Internet en países como Rusia y China, el creciente problema de las violaciones de los derechos humanos se está discutiendo más abiertamente y, por lo tanto, empoderando a muchas personas en esos países para que continúen luchando contra la opresión.

«Desde el mismo momento en el que alguien es capaz de influir, en cierta forma también es capaz de controlar», opina Miguel Tineo mientras nos cuenta su punto de vista sobre si el gobierno influye en el periodista ciudadano:

Miguel Tineo, periodista del mundo del motor y apasionado de los coches.

Caso en Hong Kong

Cuando la información ciudadana apareció en Hong Kong durante las manifestaciones prodemocráticas del 2014, el gobierno chino intimidó a los blogueros amenazándolos con una condena de tres años.
Dadas estas tensiones entre los esfuerzos del gobierno por controlar los contenidos y los esfuerzos de los ciudadanos por expresar sus opiniones, cabe preguntarse: ¿es el periodismo ciudadano un concepto que sólo puede practicarse de forma muy limitada en China? Claramente sí.

Estudiantes de Hong Kong enfrentándose a la policía durante las protestas de 2014

Caso en Siria

En Siria, por ejemplo, los reporteros ciudadanos se han convertido en la única fuente de información en primera línea, a la que los periodistas ya no pueden acceder.
Hussein Akoush afirma que «la ausencia de objetividad» le hizo «interesarse por el periodismo». Regularmente graba y sube videos de la devastación de la guerra a las plataformas de las redes sociales. Malek Blacktoviche, que se refiere a sí mismo como el «revelador sirio» en su página de Twitter, se inspiró de forma similar para convertirse en periodista ciudadano. En 2012 participó en la captura y subida a la red de un vídeo del suburbio damasceno de Daraya, que documentaba una masacre perpetrada por las fuerzas progubernamentales tras la reconquista de la ciudad a los rebeldes.

Daraya en manos del régimen sirio

Entonces, ¿cómo de imparcial puede llegar a ser un medio de comunicación?

La historia ha demostrado la capacidad de los gobiernos para controlar la producción y distribución de la información. ¿Pueden los reportajes ser realmente imparciales? ¿Cómo, entonces, el hecho de ser a la vez participante y reportero puede permitir la objetividad y la neutralidad periodísticas?


Las agencias de noticias oficiales y los medios de comunicación dependen cada vez más de los ciudadanos de a pie. Estas limitaciones también afectan a la libre interpretación de las imágenes, pero esto no es diferente en los medios de comunicación convencionales. En los medios convencionales se interpretan las imágenes por nosotros provocando así que conozcamos la historia desde el punto de vista del medio.
Alguien ha tomado la decisión sobre cómo encuadrar, componer, titular y distribuir.

Además, cabe mencionar el interés económico que cada medio tiene. «Los medios de comunicación se mueven por intereses económicos», declara Ruth García sobre los grandes de la comunicación

Ruth García, periodista musical, cultural y de arte

Peligros del periodismo ciudadano

El auge del periodismo ciudadano también puede convertirse en un problema serio. Este compromiso con los asuntos públicos y la actualidad difumina a veces los límites entre el papel de simple reportero y el de justiciero. Tras los atentados del maratón de Boston (2013), un pequeño grupo dirigió una cacería humana que transformaba su papel inicial de transeúntes y se convertían en vigilante a la caza de los autores de los atentados, lo que dio lugar a las falsas acusaciones contra el estudiante desaparecido Sunil Tripathi. A través de la lente de las redes sociales fue identificado erróneamente como principal sospechoso de los atentados. Acabó suicidándose.

El el usuario de Reddit «Rather_Confused» escribió: «Me gustaría ofrecer mis más sinceras disculpas a la familia de Sunil Tripathi por cualquier responsabilidad que hayamos tenido en difundir una información que terminó siendo falsa».

Si el periodismo ciudadano ha puesto el acento en la creación de un nuevo poder, se puede argumentar que existe la responsabilidad de autorregularse, de limitar el papel al de testigo ocular y de no acabar con una forma injustificada de justicia colectiva.

«El periodista intenta buscar fuentes para contrastar la noticia, el periodista ciudadano no valora esta parte», opina Ruth, «opinan desde una subjetividad total», termina.

Ruth García, periodista musical, cultural y de arte

El periodismo ciudadano y las Fake News

Otro de los principales peligros del periodismo ciudadano es la aparición de las fake news con él.

En general, las noticias falsas son una narrativa falsa que se publica y promueve como si fuera cierta. Históricamente, las noticias falsas solían ser propaganda difundida por los que estaban en el poder para crear una determinada creencia o apoyar una determinada posición, aunque fuera completamente falsa.

Las redes sociales han creado ahora un entorno en el que cualquiera con una agenda puede publicar falsedades como si fueran verdades. Se puede pagar a personas para que publiquen noticias falsas en nombre de otra persona o los programas automatizados, a menudo llamados bots, pueden publicar noticias falsas generadas automáticamente. Las motivaciones por las que la gente crea y distribuye noticias falsas son tan numerosas como las opiniones individuales. Aunque normalmente se crean para cambiar las creencias, las actitudes o las percepciones de las personas, para que acaben cambiando su comportamiento

Aunque algunos ejemplos de noticias falsas parecen inocentes o un mero intento de diversión, muchas de ellas pueden ser perjudiciales, maliciosas e incluso peligrosas.

Los peligros de la desinformación son evidentes. Por ejemplo, publicar la dirección privada de una persona puede ponerla en peligro físico. Además, Es más probable que las personas crean noticias falsas en formato de video en comparación con las formas de texto y audio de la misma historia.

Hemos hablado de lo fácil que es manipular a los demás, Miguel Tineo lo corrobora:

Miguel Tineo, periodista del mundo del motor y apasionado de los coches.

¿Cómo sé que una noticia es verdadera?

Hay varios puntos para distinguir una noticia verdadera de una falsa, estos son los principales.

Comprueba la fuente siempre que sea posible; no juzgar el artículo por su portada; mirar siempre de dónde viene la URL de la noticia que nos ha llegado; informarnos sobre si hay otros sitios de noticias que informan sobre la historia; desconfíar de la redacción descuidada; buscar las citas, o la falta de ellas y utilizar los sitios de alfabetización mediática.

«Si yo veo que esa noticia está contrastada y verificada, la daría por válida», es el consejo principal de Ruth García para diferenciar una fake new de una noticia real.

Ruth García, periodista musical, cultural y de arte

El poder del pueblo

A través del periodismo ciudadano, el individuo adquiere una nueva posición en el curso de un acontecimiento. Al comprometerse con la responsabilidad y el dominio de la información, los periodistas ciudadanos objetan el monopolio de la información. En Estados Unidos, seis empresas controlan el 90% de los medios de comunicación. En el Reino Unido, el 70% del mercado nacional de los medios de comunicación es propiedad de tres grandes empresas.

Ahora es importante destacar y reconocer el potencial y las limitaciones de este nuevo tipo de periodismo. Ha inducido a una renovación de las estructuras de los medios de comunicación, y sitúa a los individuos en el centro de la recopilación de información y de la elaboración de la historia. Ya sea como testigos o como autores, los ciudadanos están elaborando y dando a conocer sus propias noticias.

En conclusión, el periodismo ciudadano es algo positivo que incluye a los ciudadanos de a pie. La parte negativa de ello principal es la manipulación que puede conllevar. Así nos cuenta Miguel Tineo: «Es genial que cualquiera pueda ser periodista», opina, «el problema es que es el campo de cultivo perfecto para la manipulación, los extremismos y las «fake news

Miguel Tineo, periodista del mundo del motor y apasionado de los coches.

Related posts

La enseñanza del periodismo a través de Twitter

Lara Jiménez

TIMBY, la app que permite ejercer el periodismo ciudadano

Lucía Esteo

Community Manager: una figura cada vez más importante

Sergio Martinez

Leave a Comment