Aula en Red-Acción
Interactividad Visibilización

El algoritmo de YouTube, ¿funciona realmente?

OPINIÓN| En la red social YouTube se publican al día alrededor de 720.000 horas de vídeo. Con estos números es casi imposible tener un buen posicionamiento, algo tan importante si alguien se dedica a ello. Si tu intención es comunicar de manera exitosa o tratar de realizar una buena campaña de marketing, tienes una prioridad: dar visibilización a tu contenido. Como has leído, es todo un reto tratar de ser visto en la red, pero no es algo imposible. A continuación os muestro cómo funciona el algoritmo de YouTube.

¿Qué es el algoritmo de YouTube?

Se estima que a YouTube se conectan 2 mil millones de usuarios únicos. Está claro que nadie es capaz de controlar la cantidad de vídeos que se pueden subir diariamente. Lo ideal sería que una persona se encargara de ello, pero siento deciros que es imposible. Por ello nació el ‘algoritmo de YouTube’: un sistema utilizado para recomendar a cada usuario ciertos tipos de vídeos. Hasta aquí todo bien. Pero, ¿qué tipo de vídeos recomienda la plataforma? ¿De qué depende? Y es aquí, amigos, dónde entramos en un terreno complicado. Sea como sea, podemos decir que estamos ante una de las herramientas más poderosas de visibilización web.

Fuente: ActionsDATA

Funcionamiento del algoritmo de YouTube

Es, posiblemente, el punto más complicado. Y el más importante. Según un estudio, el 70% del tiempo que un usuario pasa en YouTube, lo hace viendo vídeos que han sido recomendados por el algoritmo. Así que ya saben, si quieren sobrevivir en esta plataforma, abracen el algoritmo. Una vez tenemos clara la intención de llevarnos bien con esta herramienta, debemos comprender como funciona.

El algoritmo de YouTube se basa en variables que se pueden constatar: cantidad de clics, ubicación, cómo de reciente es el vídeo… Aquí ya tenemos nuestro primer problema: el conocido clickbait. Si yo les digo, ¿qué prefieren, una persona fiel o diez infieles? No me equivoco si la mayoría elegimos a esa persona fiel. Bien, pues YouTube parece que elige lo contrario. También, podría asegurar que todos preferimos vivir en un mundo sin censura. Este último punto, le cuesta especialmente a YouTube. Como he dicho antes es una inteligencia artificial, así que no podríamos hablar de malas intenciones. Es lo que ocurre cuando a las máquinas les das más poder que a los seres humanos. Hay determinadas palabras prohibidas entre los creadores de contenido.

Un ejemplo de ello es la palabra ‘nazi’ o ‘nazismo’. Estamos todos de acuerdo de que hacer apología del terrorismo debería ser ilegal, y por ello, censurable. El problema reside en la actitud tajante de YouTube, pues desmonetiza y deja sin visibilizar todos aquellos vídeos que contengan esas palabras. ¿Y si tenemos un canal de historia? ¿Y si estamos contando un episodio de la II Guerra Mundial? A YouTube le da igual, ese vídeo no puede estar en su web (a primera instancia). Es cierto que si te peleas con ellos, te pueden admitir el vídeo.

Otro aspecto polémico para algunos es que este algoritmo de YouTube no prima la cantidad de suscriptores o visitas. Lo tiene en cuenta, pero de manera residual casi. Pero que queréis que os diga, a mí no me parece tan mal. Así todos tienen las mismas oportunidades y tienen que trabajar diariamente en ofrecer contenidos de calidad.

Fuente: Instituto de Prensa y Sociedad

Una herramienta que afecta al periodismo

Si hay algo indispensable para que el periodismo sea bueno y eficaz es la libertad. Un término que se encuentra en las antípodas de la censura. A decir verdad, la libertad es indispensable para cualquier ámbito personal y social. Ya sabréis por dónde voy, pero es una realidad: ¿Cómo hacer periodismo en YouTube? ¿Cómo esquivar la criba sin compasión de la IA del algoritmo de YouTube?

Lo más fácil sería que yo dijese: No hacer periodismo en YouTube, empezar en otra plataforma. Y es una opción. Aunque todos sabemos que existe un rey de los vídeos ese es YouTube. Hay que tener mucha paciencia y tratar de adecuar nuestros comentarios a su política. Hay muchas expresiones que no se pueden hacer, cualquier palabra malsonante. En mi opinión, quizás es demasiado estricto.

Hay vida más allá de la censura, a día de hoy existen muchos periodistas que se han lanzado a la piscina de YouTube y, de momento, les parece funcionar. Rodrigo Fáez y Miguel Quintana en el ámbito deportivo, dónde recientemente se les ha unido Mundo Maldini, un canal llevado por el periodista y analista Julio Maldini. Divulgación científica, periodismo de guerra, documentales… Pese a sus problemas, en Youtube hay sitio para todos. Incluso las televisiones han llevado a cabo un éxodo de sus programas a YouTube para obtener mayor visibilización. El caso más conocido es el de La Resistencia, de Movistar.

En definitiva, ¿funciona el algoritmo de YouTube? Sí. Funciona. Tiene sus problemas que afectan al posicionamiento SEO en la web de tus vídeos… pero es que no podemos tener todo. ¿Funciona YouTube como plataforma para los periodistas? Sí. Funciona. Aunque aquí la respuesta es más dudosa, debido principalmente a esa censura del SEO. Si tienes paciencia y adecuas tus métodos de comunicación a las leyes de YouTube, tienes una mina de oro que explotar.

Además, hay que intentar no caer en las facilidades que nos deja en bandeja YouTube: para un buen periodismo nada de títulos amarillistas y tendenciosos (por muchas visitas que obtengas)

Si me preguntan a mí, les diría que disfruten de YouTube y hagan caso de su algoritmo, siempre y cuando la práctica periodística se cumpla con rigor. Pues a día de hoy es indispensable para tener un buen posicionamiento web.

Related posts

El valor añadido del periodismo ciudadano

CTR, la gran desconocida de la visibilidad en web

Daria Efimova

Nacho Hernáez: «Tiktok me ha dado la oportunidad de dedicarme al periodismo deportivo»

Adela Domínguez Buján

Leave a Comment