Multimedia Propiedad Intelectual

David Aristegui: «Nadie habla de Creative Commons porque la cultura libre ya está muerta»

David García Aristegui

ENTREVISTA | La propiedad intelectual es “el conjunto de derechos que corresponden a los autores y a otros titulares (artistas, productores, organismos de radiodifusión…) respecto de las obras y prestaciones fruto de su creación”, según la definición dada por el Ministerio de Cultura y Deporte del gobierno de España. Por todos es sabido que este derecho protege a la obra de músicos, fotógrafos, etc., ¿pero el periodista entra también dentro de esta gama de beneficiarios? Para ello, hemos podido hablar con David García Aristegui, experto en propiedad intelectual y derechos de autor. Es autor de “SGAE: el monopolio en decadencia” y “¿Por qué Marx no habló de copyright?“, entre otros títulos. Además ha escrito en multitud de periódicos sobre el debate de la cultura libre y las Creative Commons.

Pregunta: En rasgos generales, ¿Qué es la propiedad intelectual y los derechos de autor?

Respuesta: La propiedad intelectual y los derechos de autor, que muchas veces no se entienden muy bien porque se caricaturizan mucho, es: “toma todo de mis ideas pero no te quedes nada de mi trabajo”. Me explico; las ideas no están protegidas. Es decir, que haya de repente un señor que se disfrace de hombre araña y vaya peleando por ahí contra el mal, eso no está protegido. En cambio, la marca comercial de Spiderman y el merchandising, eso sí que es protegible. Esto sería propiedad industrial y no propiedad intelectual. La propiedad intelectual y los derechos de autor no protegen ideas, protegen expresiones de las ideas.

P: La visión general que se tiene sobre los derechos de autor corresponde casi siempre al ámbito artístico de la música, la fotografía, etc. ¿Es también necesario para el mundo del periodismo?

Yo creo que no es necesario en el mundo del periodismo. Yo creo que lo que se quiere hacer es mejorar las condiciones laborales del periodismo, puesto que se está trabajando en unos niveles de precariedad brutales. Y para ello debe haber sindicatos fuertes. Que haya de repente periodistas estrella, a los que empiecen a dejar firmar con su nombre y además tener derechos de autor y consigan algo más de pasta, bien, pero eso sería como para la élite de la nomenclatura del periodismo. La vía de los derechos de autor para mejorar las condiciones laborales de los periodistas, para mí, es una vía errónea.

P: ¿Cómo actúa la propiedad intelectual en el periodismo y en qué le afecta al periodista?

David García Aristegui

P: ¿Qué opinas de aquellas personas, que se encuentran dentro del mundo profesional del periodismo, que defienden las licencias libres o Creative Commons?

R: Las Creative Commons y la cultura libre no valen para nada. Han complejizado muchísimo el debate de los derechos de autor. No valen para nada porque el derecho de cita ya existe, entonces es como ponerte un pin. Es como para ir de “guay”, pero no tiene ningún efecto práctico. La cultura libre está muerta de todas formas, ¿quién habla de Creative Commons? Nadie. Ya nadie utiliza Creative Commons, entonces creo que no hay debate posible y no hay que perder ni un minuto con él.

P: En estos momentos, en España, si un agregador de contenidos coge una noticia de un periodista, ¿el periodista llegará a percibir algún tipo de remuneración por su trabajo?

R: Eso sería la tasa Google, y al que pagarían sería al que ostenta los derechos. Como el periodista, por contrato, lo que hace es obra colectiva, él no llegaría a cobrar nada de ese dinero. En el que caso de que llegara algo de dinero, que habría que ver si Google lo paga, llegaría a la publicación donde se haya publicado. Por lo tanto, ese dinero va directo al medio y no hay ningún tipo de reparto. Otra cosa sería que tú saques textos en tu blog y Google coja ese texto, ahí si que cabe la posibilidad de reclamar. Pero claro, ponte tú a reclamar contra Google.  

P: ¿Qué significa el término de obra colectiva?

R: Que cuando haces un trabajo no tienes derechos de autor. Cuando es una obra normal los derechos de autor son para ti. En este caso los derechos de autor van para el periódico. Si es una canción va para la compañía para la que estés grabando, si es un audiovisual va para la productora para la que estés grabando, etc.

P: Actualmente, muchos de los periodistas, aparte de escribir en su medio correspondiente escriben en múltiples redes sociales como Twitter, ¿cree usted que de esta forma es aún más complicado la protección de su trabajo?

R: En este caso no se puede proteger el trabajo de un periodista. Porque aquí el periodista ha firmado un contrato, en el que todo el dinero obtenido por su trabajo va para el medio. Entonces el periodista va a cobrar lo mismo al final. En todo caso te interesa que esa noticia sea muy famosa, para tener algo de nombre y tener una mayor repercusión. El enfoque de los derechos de autor en el periodismo es profundamente erróneo. Porque el periodista no es poseedor de sus derechos y en el periodismo impera la obra colectiva. Aquí no se protege la obra del periodista, en todo caso sería proteger la obra de medio para el que trabajan. Por lo tanto, no se puede hablar de proteger tu obra, sino que hay que hablar de una correcta acreditación o que se citen a los periodistas.

P: En el caso de que un agregador de contenidos coge una noticia de un periodista sin permiso y se denuncia, CEDRO compensaría económicamente al medio, pero ¿cuál sería la diferencia de que la noticia estuviera publicada en un medio o en el perfil de Twitter del periodista? ¿Habría algún cambio en cuanto a la denuncia por copyright y la posible compensación económica?  

R: Si tú ves cualquier acontecimiento en la calle, y le haces una foto y lo cuelgas en Twitter, y Google utiliza esa fotografía, te tendría que pagar a ti directamente aunque estés trabajando en un medio. Porque la foto es tuya. Aunque aquí también están implicadas las condiciones de uso de Twitter , porque puede que la plataforma tenga los derechos de todo lo que se publica.

P: ¿Qué es la tasa Google? ¿Cómo funciona? ¿Por qué no ha tenido el éxito o la recaudación que en un primer momento se preveía?

P: Poniendo la vista en el futuro, ¿crees que la ley podrá llegar a cambiar para que los periodistas puedan llegar a percibir alguna compensación económica de forma directa por el uso que se haga de su trabajo?

No

P: ¿Qué factores se tendrían que dar para que se dé ese paso?

R: Que se organicen colectivamente con la misma fuerza que en otros sectores, es decir, que monten su SGAE, que monten su DAMA  , como en audiovisuales, que monten su AISGE, como los actores y actrices, que monten su VEGAP, como la gente de audiovisuales. Es decir, tienen que montar su entidad de gestión. Y una vez montada su entidad de gestión reconocida por el Ministerio, empezar a asesorar a los afiliados para que no firmen obra colectiva sino que firmen para que en todas sus obras ellos retengan sus derechos. Pero vamos que esto sería periodismo de ficción.

Acerca del autor

+ posts

Related posts

Alfabetización para paliar la brecha digital

Marcelo Regalado: «La infografía en un conflicto bélico es indispensable»

Periodismo de moda inmersivo: oportunidad de negocio

Leave a Comment