Aula en Red-Acción
Inteligencia Artificial

Bots: ¿luchar contra ellos o con ellos?

REPORTAJE | La tecnología ha provocado desde su aparición importantes cambios en prácticamente todos los ámbitos sociales y profesionales. El sector periodístico no ha escapado a su influencia. Entre los ejemplos más claros se encuentra Internet y todo lo que ha traído consigo: redes sociales, webs, blogs… Fuentes inagotables de información y documentación. Pero si hay una tecnología que actualmente está provocando toda una revolución, esa es la Inteligencia Artificial (Salazar, 2018). Como todo, esta tecnología viene acompañada de consecuencias tanto negativas como positivas. En el caso del periodismo, de una consecuencia en concreto que beneficia a la vez que perjudica: la creación de los bots.

Los bots son programas informáticos que se diseñan para realizar tareas repetitivas y automatizadas en la Red, comportándose como si fuese un humano. La diferencia es que ellos trabajan mucho más rápido. Existen numerosos tipos de bots, característica que conduce al siguiente punto: hay bots buenos y bots malos para el periodismo. Son precisamente estos últimos, creados con el objetivo de rastrear y robar información, los que causan un daño terrible a nivel informativo. Ayudan a expandir el fenómeno que es actualmente uno de los grandes problemas para el periodismo: la desinformación. (Flores Vivar, 2019)

La desinformación y los bots

La desinformación acoge bajo su definición a todo tipo de información engañosa, fabricada o manipulada, diseñada y distribuida con el objetivo de causar daño público. En un principio eran las personas las que propagaban esta falsa información, pero actualmente existen elementos y formas de difusión diferentes. Los principales causantes de esta situación son las redes sociales, la telefonía móvil e Internet. Luisa Bernal, redactora de Maldita.es, medio de comunicación que se encarga de verificar hechos noticiosos y luchar contra la desinformación, señala que tras la creación de este tipo de contenido engañoso se esconden tres razones principales:

Luisa Bernal sobre la finalidad de la creación de bulos | Fuente: Iria Regueira

A estas herramientas tecnológicas se suma el uso de la Inteligencia Artificial (IA) con la creación de los bots malos. Estos afectan a temas fundamentales para la sociedad como la política o la salud pública —destacable en el último período debido a la pandemia sanitaria.

El fenómeno es tan grande y peligroso que, según un estudio realizado en 2018 por el MIT Initiative on the Digital Economy en el que se analizaron más de 100.000 hilos de noticias de Twitter, las noticias falsas se viralizan a una velocidad muy superior a las veraces y contrastadas. En concreto, este estudio concluyó que la información veraz tarda seis veces más que la falsa en alcanzar al público. De hecho, la consultora Gartner apuntó en 2017 que para el año 2022 el público occidental consumirá más noticias falsas que verdaderas.

Pero ¿dónde empieza realmente el problema de la desinformación: en los distribuidores de bulos o en la propia audiencia? Luisa Bernal apunta a que el problema reside en la nula educación digital que se recibe, necesaria para enfrentar el fenómeno de la desinformación.

Luisa Bernal sobre la alfabetización mediática | Fuente: Iria Regueira

Los otros bots: los buenos

A pesar de los datos expuestos, no se debe caer en el error de considerar a la tecnología perjudicial para el periodismo. Así es como lo apunta Irene Alcalá, redactora de Buhogram, medio nacido en Instagram para informar sobre los bulos nacidos y difundidos en redes sociales.

Irene Alcalá sobre los usos positivos de la tecnología | Fuente: Iria Regueira

Precisamente de esa tecnología de la que forman parte los bots malos también se alimenta el periodismo para contraatacarlos. Los medios de comunicación han comenzado a recurrir a la Inteligencia Artificial para acabar con la desinformación empleando exactamente la misma arma: los bots. El plan a seguir consiste en diseñar bots buenos que minimicen el impacto de las fake news y la difusión de los bulos. Esto se lleva a cabo a través de un determinado proceso: leer el caos informacional de Internet, confirmar las noticias dudosas y advertir a los usuarios de cuáles pueden ser fake news. Aun así, por el momento estas iniciativas para crear este tipo de IA se encuentran en fase experimental.

Pero ya existen bots que resultan positivos para el ámbito periodístico. Son los que tienen que ver con establecer una comunicación con la audiencia a través de aplicaciones de mensajería instantánea que distribuyen contenido diverso, denominados chatbots o bots conversacionales (Sánchez Gonzales, Sánchez, 2017). En España, se creó un bot exclusivamente para ofrecer servicios de noticias sobre la actualidad política española: Politibot. En principio se encontraba disponible solo en Telegram, pero su uso se ha expandido a Facebook, como explican sus propios creadores:

La expansión de Politibot a Facebook | Fuente: Xataca

¿Quiénes son los verdaderos culpables de esta situación?

Si a fin de cuentas los bots no son más que máquinas programadas por humanos, ¿entonces quién tiene realmente la culpa de la desinformación que causan? ¿Son ellos o sus programadores los responsables? Existen diversas opiniones sobre esto. Irene Alcalá comparte la de muchos expertos: los culpables de la propagación de noticias falsas no han dejado de ser las personas.

Irene Alcalá sobre el responsable de la desinformación | Fuente: Iria Regueira

¿Hacia dónde se dirige el periodismo?

Todo apunta a que el trabajo periodístico se verá afectado con la evolución de la tecnología, tal y como ha ocurrido hasta ahora. Pero esta vez será la Inteligencia Artificial lo que cambiará radicalmente la forma de realizar la labor periodística.

Aun así, eso no quiere decir que la situación vaya a consistir en la lucha de humanos contra robots. Lo que podría ocurrir sería todo lo contrario: la lucha conjunta de humanos y bots buenos contra el enemigo común, los bots malos.

Related posts

«Heliograf» el robot periodista del Washington Post

Irene Alza Díaz de Durana

Bots: Los falsos culpables de las fake news

Clara Arrabal

Bots, fake news e infodemia

1 comment

José María García de Madariaga Miranda 26 abril 2021 at 16:33

Estupenda entrada. Eso sí, mejoraría el diseño de la entrada…

Reply

Leave a Comment