Aula en Red-Acción
Inteligencia Artificial Personalización

Bots: Los falsos culpables de las fake news

OPINIÓN | Actualmente se dice que estamos sumidos en la Era de la Desinformación, un profundo bucle en el que los límites de la verdad y la mentira se diluyen. Esto se debe a la cantidad de información, dispositivos y personas interactuando entre sí al mismo tiempo. Este flujo indiscriminado de información hace que los valores del periodismo tradicional se vean afectados por las premisas de instantaneidad, máxima difusión y mínimo coste, dejando a un lado el rigor o la credibilidad periodística. Una de las causas de este sinsentido informativo es el exceso de agentes operando en dicho campo. La red está plagada de páginas que ofrecen información y servicios, generando un tráfico completamente desconocido, incontrolable e incalculable. La creación y aplicación de los bots en las labores informativas y sociales es un gran ejemplo de este fenómeno.

Es ya un hecho que los bots añaden más tráfico a Internet que nosotros, los humanos. Se estima que estas máquinas automatizadas aportan el 51,8% de la totalidad de los dispositivos en la red.

FUENTE INFORMATIVA: Los bots suman más tráfico en internet que los humanos (elespanol.com)

Pero, ¿qué es un bot?

Su nombre deriva de la palabra “robot”, por lo que su objetivo es imitar el comportamiento humano. Técnicamente, un bot no es más que un algoritmo, es decir, un conjunto de acciones que bajo ciertas condiciones dan siempre el mismo resultado. En otras palabras, es una aplicación de software programada de manera específica para realizar determinadas tareas en la red.

Es por ello que los bots se han convertido en una auténtica herramienta de gran utilidad. Estas máquinas hacen las labores más repetitivas y automatizadas en la red, tareas que los humanos tardaríamos horas y horas en realizar y, sin duda, no con la misma exactitud. Tanto han evolucionado los bots que actualmente podemos encontrar muchos tipos. Estos pueden ser chat bots, crawlers, bot spams, encargados de distribuir malware, scrapers, robots informáticos para jugar, bots de redes sociales… Bien es verdad que no todos ellos tienen buena intencionalidad, pues algunos están diseñados para rastrear y robar información, comprometiendo así la seguridad y privacidad del usuario.

En el ámbito periodístico, los bots sociales son fundamentales en la distribución y difusión de la información. La pregunta clave es… ¿Qué tipo de información distribuyen?

¿Son ellos los culpables de las famosas fake news?

Las fake news son las informaciones publicadas con la motivación de confundir y engañar al lector, es decir, noticias que contienen intencionadamente un contenido sin veracidad ni verificación alguna. Éstas ya existían desde tiempos anteriores, pero ha sido la creación de Internet y las redes sociales lo que les ha hecho ganar importancia. Según un estudio publicado en la revista Science en 2018, las informaciones falsas llegan a muchos más usuarios en Internet que las veraces. Además, éstas se difunden con mayor rapidez. La viralización de las fake news se da gracias a los algoritmos que organizan en la red el flujo de noticias, entre ellos los bots

Los usos habituales de los bots son la promoción artificial de hashtags, los likes a contenidos publicitados por cuentas oficiales o el incremento de seguidores de personas influyentes. Estas noticias falsas difundidas por bots afectan a temas fundamentales para la sociedad como la salud pública, el panorama político o las teorías conspiratorias.

Visto de tal modo no cabe duda: estos robots automatizados son claves en la difusión de noticias falsas. Además, suponen una amenaza para las democracias y el pluralismo informativo. La verdadera cuestión a analizar es el grado de independencia de estas máquinas, que solo repiten continuamente una orden para la que han sido programadas.

Alberto Vicente del Egido tiene un veredicto claro y conciso sobre la relación de los bots y las fake news. Este es ingeniero informático y experto en inteligencia artificial. Su último proyecto es la Maceta Inteligente, que controla las condiciones de la planta según algoritmos ya definidos. Su sentencia es firme: No se puede responsabilizar a los bots de la creación de las noticias falsas.

Alberto afirma que los bots son solo máquinas, por lo que no se les puede culpar de la desinformación. Un bot hace lo que un usuario le manda que haga, y lo repite en bucle hasta el infinito, así que la intencionalidad inicial es humana. Nunca se debe olvidar que las máquinas no son completamente independientes y siempre necesitan el factor humano para funcionar. Es por ello que el bot siempre seguirá los pasos para los que ha sido configurado, pudiendo ser éstos de cualquier tipo de índole.

En definitiva, los bots son un ejemplo claro del gran desarrollo tecnológico al que estamos asistiendo estos últimos años, que nos ofrece multitud de herramientas de ayuda para desempeñar las labores menos atractivas. Concretamente en el terreno informativo, estas máquinas juegan un papel estratégico en la creación y difusión de fakes news, pero no uno determinante. Esto se debe a que los bots están programados por humanos que pueden tener una intención clara de desinformación y confusión social.

Related posts

El espionaje ilegal del ejército Colombiano a más de 130 personas

Los robots como nuevos periodistas

Lara Jiménez

La digitalización favorece la personalización de los contenidos

Leave a Comment