Aula en Red-Acción
Horizontalidad Interactividad

Birdwatch, la verificación en manos de los usuarios

REPORTAJE | El pasado 25 de enero Twitter publicó Birdwatch, una nueva función para su plataforma cuyo objetivo es que los usuarios identifiquen las informaciones falsas que se están difundiendo. Aunque actualmente solo está en fase de prueba en EEUU, el programa espera estar disponible en el futuro para el resto del mundo. 

En qué consiste

https://twitter.com/TwitterSupport/status/1353766523664531459?s=20
Presentación de Birdwatch. Fuente: @TwitterSupport

Birdwatch delegará el papel de verificador a los usuarios de Twitter, que podrán incrustar notas en una pestaña junto a los tweets. Esta incluye un formulario en el que se indicará si incluyen un dato falso o es una broma que se está tomando como real, entre otros casos. También permite escribir una aclaración dando un contexto a la información. Será, por tanto, un trabajo realizado por la comunidad de tuiteros, sin ningún intermediario.

Para la fase de prueba las cuentas con acceso a esta función deben estar verificadas, estar vinculadas a un número de teléfono operativo, tener autenticación en dos pasos y que no hayan sido sancionadas recientemente. Para conocer los requisitos de versiones futuras, habrá que esperar. Pero no buscan perfiles concretos ni especializados en la verificación de información. Se trata de un proceso plural y horizontal en el que todo usuario tiene la oportunidad de catalogar cualquier tweet. 

El ejemplo más similar que encontramos en España podría ser La Buloteca de Maldita, el espacio en el que los lectores aportan datos que ayudan a verificar una serie de cuestiones como bulos u otras consultas. 

Hacer verificaciones fiables

Recientemente se ha añadido a Birdwatch una escala de valoración de las aclaraciones. En ella, los propios usuarios evalúan la utilidad de las explicaciones con un sistema similar a las reseñas. Las notas mejor valoradas se mostrarán primero en la lista, haciendo más visibles a las más confiables. Así, cuando el usuario abra la pestaña de un tweet marcado encontrará los aportes de otras personas ordenadas por relevancia. Twitter sugiere que las aclaraciones, para ser útiles, identifiquen la desinformación, usen un lenguaje sencillo y aporten fuentes.

Fuente: @birdwatch en Twitter

Sin embargo, un redactor de Poynter (The International Fact-checking Network) usuario del programa indicó en febrero que menos de la mitad de las notas escritas incluían fuentes que las apoyaran e insistió en la falta de entrenamiento de los usuarios para aclarar bulos de las redes

Pero, ¿cómo un usuario puede llegar a hacer una verificación confiable? David Ferrero, representante de VOST (el equipo de voluntarios digitales para emergencias) explica que es fundamental “poner en cuarentena” toda la información que nos llegue para después comprobarla con fuentes oficiales.

Y Lizette Martínez, profesora de documentación periodística, expone así cómo llegar hasta las fuentes originales.

Entrevista a Lizette Martínez

Estrategias en las redes sociales

Este no es el primer intento de reducir la información falsa en redes sociales, aunque sí la primera que responsabiliza a sus usuarios. 

Desde 2016, Facebook recurre a un programa de verificación de la International Fact-checking Network en el que trabaja, entre otros Maldita.es. La función de sus verificadores es escribir un artículo explicativo que ayude a categorizar parte del contenido o todo como falso y pueda mostrarse un aviso (y el artículo correspondiente).

Tweet marcado como desinformación. Fuente: Sonia Carache en Twitter

Incluso el propio Twitter ya había tomado medidas antes para evitar el contenido falso o abusivo, como dar un aviso antes de retuitear un artículo que no has visitado, o etiquetar ciertos tuits que cumplan una serie de características (estar manipulado o ser peligroso, entre otros). Este es un ejemplo de tweet etiquetado, en el que se informa de que la imagen no corresponde al acontecimiento ni a la fecha indicados.

Para David Ferrero, todas estas estrategias suponen un intento de las empresas para reducir el problema de la desinformación, hechoo que comienza a afectar a su reputación.

Entrevista a David Ferrero

Finalmente, el pasado septiembre aparecieron las primeras noticias sobre una plataforma que luchaba contra la desinformación en Twitter. Y, en enero, salió la versión de prueba de Birdwatch para EEUU, la fase actual. Si se hace pública, convivirán herramientas profesionales y ciudadanas para localizar el contenido manipulado. Porque aunque es fundamental educar a los ciudadanos, los profesionales tienen una labor muy importante en redes sociales. Lizette Martínez insiste en que, en esta situación, el periodismo es más importante que nunca, y mantenerse bien informado mediante Twitter es una tarea que lleva tiempo y esfuerzo.

Entrevista a Lizette Martínez

Que haya usuarios bien informados y con criterio es la única forma de que una plataforma como Birdwatch tenga un buen resultado. Su salida implica depositar una confianza total en la comunidad de usuarios. Y, aunque parece que queda bastante para que sea una función pública y universal, con el tiempo Birdwatch puede convertirse en una red mundial de fact-checkers, o quedarse solo en un experimento fallido.

Related posts

Las redes sociales: ¿el nuevo espacio democrático?

Andrea Higuera

El uso de las redes sociales de Pablo Echenique

Los «grandes» no se quedan atrás: así son los clubes de fútbol en redes sociales

Leave a Comment